#RecomiendoLeer: La Mujer Rota

Compartir

Simone de Beauvoir es un icono feminista debido a su reconocida obra: “El segundo sexo”. Sin embargo esta escritora francesa tiene algunas obras como La mujer rota, donde deja ver varios de los puntos explorados sobre la mujer y lo femenino.

La mujer rota es una compilación de 3 historias: La edad de la discreción, Monólogo y finalmente La mujer rota.

Todas las historias tocan el aspecto de la crisis desde la visión de la mujer: ser mala madre, nido vacío, crisis de la mediana edad, depresión e incluso infidelidad.

En el caso de la Edad de la discreción, las primeras líneas se vuelven contundentes, lo que atrapa al lector en la disyuntiva que se irá describiendo entre ser y no ser.

“¿Mi reloj está detenido? No. Pero las agujas no dan la sensación de girar”.

Esta laberíntica decisión surge, debido al distanciamiento entre la protagonista y su pareja André. Ella hace un autoanálisis a partir de sus creencias, donde cuestiona su papel como madre al darse cuenta que su único hijo abandona el hogar y no sigue sus normas culturales y sociales.

Además de que ante esta problemática de nido vacío la pareja se rencuentra, pero nada es lo mismo. Las expectativas y creencias de ella se tropiezan con una realidad completamente diferente, conduciendo al lector al análisis del papel de la mujer en especial de las madres.

Posteriormente en Monólogo nos encontramos con una frase de Flaubert “Ella se venga en el monólogo”.  Para Simone de Beauvoir resulta importante dejar en claro este conflicto que puede llegar a presentarse cuando las mujeres dejan todo por los hijos o su relación de pareja, trayendo como consecuencias una pérdida de sentido de identidad y conflictos con su proyecto de vida, sobre todo por la culpabilidad de los fracasos ajenos.

Finalmente a manera de diario en La mujer rota, nos encontramos con Monique, quien posterior a vivir el abandono del hogar de sus hijas se entera de la infidelidad de su marido.

Esta en un principio parece no afectarle, incluso lo acepta con el fin de no dañar más su relación. Sin embargo sus pensamientos la van consumiendo hasta el punto de cuestionarse en que momento dejo de ser ella, de ser encantadora, de ser única.

En este relato se hace patente la dicotomía que suele surgir entre la mujer trabajadora y la mujer ama da casa dedicada a los hijos. Se ponen en manifiesto concepciones erróneas sobre ambas, lo que lleva muchas veces a una vida de sin sabores.

Las tres historias tienen una descripción precisa de las crisis que puede atravesar la mujer al dejarse convertir por ella misma y por los demás en una marioneta. 

Esta obra es un compendio de emociones que llevan a experimentar el dolor ajeno y la angustia; al no poder prever la caída sin más al pozo de las falsas expectativas sobre la vida. Por tanto se vuelve una de las lecturas imprescindibles.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment