¿Por qué importa la Salud Mental?

Compartir

En nuestra sociedad, pocas veces se consideran a la salud mental como un eje rector dentro de los servicios de salud pública. Aún existe estigma sobre el solicitar ayuda cuando existen dificultades y problemas en torno a cuestiones más allá de lo fisiológico, pese a que en la actualidad ha comenzado una apertura para hablar del término salud mental.

La salud mental hace referencia al estado de equilibrio de aspectos psicosociales que se ven influidos por factores sociales, culturales, económicos y políticos. Se trata de un estado de armonía cuerpo-mente-emociones en el que también se ven implicadas las relaciones interpersonales.

Una de las primeras cuestiones porqué se torna fundamental voltear hacía la promoción de la salud mental, es precisamente que debe ser acompañante de aquello que se considera como salud física. En palabras de la Organización de las Naciones Unidas: “Si no hay salud mental, no hay salud”.

Descuidar nuestra salud mental puede traer consigo una serie de reacciones también a nivel fisiológico, debido a que nuestras creencias e ideas irracionales suelen crear esquemas que no nos permiten adaptarnos al medio ambiente o accionar para modificar aquello que no es apto para nuestro desarrollo.

En lo individual, la falta de conciencia sobre el auto cuidado y nuestras emociones; así mismo como diversos estilos de vida que se vuelven estresantes ocasionan situaciones de riesgo como la depresión. 

Otro aspecto tiene que ver de forma global, puesto que la pobreza y la violencia se ven como indicadores de como se encuentra nuestra salud mental y la necesidad de trabajar en dichas situaciones.

Los diversos movimientos y organizaciones alrededor de los conflictos sociales actuales han puesto en manifiesto la necesidad de mantener un equilibrio, lo cual se ha tratado de llevar a diversas políticas públicas. Sin embargo aún existen ciertas limitaciones debido a lo multifactorial de la situación

No obstante existen una serie de elementos que las personas pueden implementar para  tener una mejor salud mental en lo individual con el fin de incidir en lo colectivo:

  • Ser capaz de identificar emociones, sentimientos, emociones, deseos y necesidades.
  • Poseer apertura a la experiencia, ya sea positiva o negativa puesto que ambas nos permiten desarrollar nuevas habilidades.
  • No dejarse sobrepasar por sus emociones (positivas o negativas, logran mantener un equilibrio entre las decepciones de la vida y sus éxitos.
  • Tener una buena convivencia con los demás; sus relaciones interpersonales suelen ser satisfactorias y duraderas, saber resolver problemáticas y son capaces de confiar.
  • Satisfacer las demandas de la vida cotidiana. Aceptan sus responsabilidades sin sentirse sobrepasados por las mismas, esto gracias a la planificación y organización de lo que quieren.
  • Comprometerse consigo mismo y su entorno.

Sin duda la salud mental no es un juego, se trata de un elemento imprescindible en el desarrollo de bienestar en la persona y la sociedad.

Referencias:

Tobón M., F. (2005). La salud mental: una visión acerca de su atención integral. Revista Facultad Nacional de Salud Pública, 23 (1) 

Mebarak, M., & Castro, A., & Salamanca, M., & Quintero, M. (2009). Salud mental: Un abordaje actual desde la perspectiva de la psicología de la salud. Psicología desde el Caribe, (23), 83-112. 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment