#Podcast: Reflexiones en torno a Juan García Ponce

Compartir

Frank Loveland estuvo reflexionando, dentro del De eso se trata, sobre algunas cuestiones sobre la obra de Juan García Ponce, escritor mexicano que han dejado en el olvido. 

A pesar de la vasta obra que comprendió García Ponce, se le encasilla a éste entre los escritores eróticos, cosa que no le ha traído mucha fama que digamos, en palabras de Loveland. Escribió novelas extensas sobre este tema, dijo, algunas tan largas que tuvieron que ser divididas en dos tomos.

Para ejemplificar mejor, Loveland mencionó la obra Inmaculada, que aborda la vida de una muchacha joven en el DF inmiscuida en una suerte de prostitución. El toque realista llama la atención, dijo, si bien se le criticó, en su momento, la falta de verosimilitud en muchos actos que narra. Aludió a que los críticos más férreos de García Ponce señalan la construcción no tan verosímil de sus libros. Esto, comentó Loveland, le trae el rechazo del público aferrado a las obras de corte netamente realista.

Sin embargo, las pocas o muchas personas que han seguido los textos de García Ponce le alaban el registro que le entregó a sus obras. Uno de ellos, por ejemplo, es el apolítico. Según se comentó, Ponce se mantenía al margen de las narraciones que criticaban el sistema. Él se preocupaba, en realidad, en conjeturar el devenir existencial del mexicano a través de los hechos que lo rodeaban.

Por ejemplo, una de ellas se ubica en 1968, un punto quiebre en la historia de México. Su personaje, no obstante, se mantiene ajeno a lo acontecido a su alrededor. Lo que le preocupaba a éste era el amor que sostenía hacia una mujer que, más temprano que tarde, descubrimos fue desaparecida en los eventos del 2 de octubre. 

Podríamos llamar a García Ponce como un escritor que vela por la ubicación del individuo después de su conciencia de que forma parte del mundo. Las voces que adopta Ponce abren ventanas hacia otras realidades del mexicano promedio, dijo Loveland, pues todos sabemos que la cotidianidad en la que estamos inmersos nos vapulea. 

A pesar de esto, también hay un cierto tono de crítica, silenciosa claro está, en sus novelas, dijo casi al finalizar. Tienen ese registro, si bien al mismo tiempo se alejan de aquéllas que lo hacen más notorio. 

Si desean escuchar lo que dijo de viva voz, denle click al podcast aquí abajo.

Me gusta mucho Kendrick Lamar. :)

Be first to comment