Migrantes, los riesgos de una realidad social

Compartir

En los últimos días ha tomado gran revuelo la caravana migrante de miles de centroamericanos, quienes se encuentran en nuestro país.

La caravana se encuentra en su décimo día desde su partida de San Pedro Sula, en Honduras. Este bloque de centroamericanos, camina en masa por la carretera entre Ciudad Hidalgo y Tapachula, en Chiapas.

Esta situación ha dividido a la población, sin embargo  existen grupos que se encargan de escoltarlos y apoyarlos. Muchos de estos migrantes se encuentra con altos signos de cansancio y si bien no existe seguridad respecto su situación legal en el país describiremos a continuación algunos de los riesgos que tristemente se enfrentarán en su travesía. 

Desde 2007, la delincuencia organizada encontró en el secuestro de migrantes centroamericanos en tránsito una fuente estable de ingresos para contrarrestar tanto las pérdidas económicas.

Así mismo, los migrantes en especial las mujeres y niñas se enfrentan a la prostitución y violaciones, pues son reclutadas para ingresar al comercio sexual, así como encontrar y entrenar nuevos ingresos

Lo difuso de la legislación, si bien este proceso se dio de repente, la realidad es que las situaciones de violencia y dificultades económicas iban pronosticando un evento migratorio como este. Sin embargo aún no hay claridad sobre su situación legal, pues no existe una planificación al respecto, es decir si permanecerán o serán regresados a su país de origen.

Falta de acciones o medios para cubrir sus necesidades básicas. Muchos de los migrantes se enfrentan a la carencia de alimentos para ellos y sus familias. Así como al acceso de servicios de salud y medicinas, debido a su condición migratoria.

Violencia, violencia y más violencia. Su partida de los diferente lugares de origen tiene relación con la violencia postestructural a la que se enfrenta. Así mismo, más allá de la violencia física la literatura sobre esta realidad social señalan discriminación y violencia cultural, la cual legitima varias prácticas que van en contra de los derechos humanos.

La crisis a la que se enfrentan las miles de familias migrantes, deben hacernos voltear a reconsiderar aquellos aspectos que debemos mejorar, no sólo por ellos, sino también por nosotros como mexicanos, de tal forma que se respeten y garanticen sus derechos humanos.

Referentcias

Izcara Palacios, S. (2016). Violencia postestructural: migrantes centroamericanos y cártelesde la droga en México. Revista de Estudios Sociales, (56), 12-25. 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment