La creatividad de John Lennon y Paul McCartney

Compartir

Tradicionalmente ha existido la idea de que es necesaria una musa que inspire para generar algún tipo arte o ser creativo. Sin embargo esta explicación romántica, no logra describir la creatividad totalmente y mucho menos cuando es resultado de la interacción de 2 personas en este caso: John Lennon y Paul McCartney.

Existen diversas posturas y teorías para explicar la creatividad. Una que llama la atención es la propuesta de Csikszentmihalyi, quien señala que para que la creatividad ocurra son necesarios 3 elementos:

  • Un dominio o sistema simbólico
  • Un campo o estructura social que comprenda el cuerpo del conocimiento
  • Una persona o agente que realice cambios en la información preexistente.

Estos factores operan en una dinámica circular de causalidad que comienza en un punto arbitrario del proceso, lo que indica que se trata de algo no lineal.De igual forma es preciso señalar que los tres componentes son necesarios para su correcto funcionamiento.

En el caso de la dupla Lennon-McCartney (y de los Beatles en general) no hablamos de unos genios creativos con una musa, más bien se trata de un proceso creativo. Es decir la creatividad gira en torno a las relaciones establecidas y por tanto su trabajo en equipo.

En un principio tanto Lennon como Mc Cartney adquirieron habilidades musicales que les permitieron conocer el sistema simbólico  y por tanto actuar sobre él. La dupla durante su infancia mostraron gran interés por la música y crecieron con ella de cerca. 

En el caso de John Lennon existió admiración por las bandas sonoras de las películas de Walt Disney. Sin embargo no existió un contacto tan cercano con la cultura pop, puesto que su tía Mimi, quien era con quien compartía la mayor parte del tiempo tenía otros intereses.

Estos creadores desarrollaron sus habilidades a diferentes niveles de lo individual y fueron capaces de cumplir con los requerimientos del campo musical, es decir, esta compleja red de expertos (que poseen cierto poder), en la que intervienen intermediarios que deciden que es lo aceptado o no.

Por otro lado hablar de los agentes dentro de este equipo implica hablar de la disciplina musical de McCartney y también del toque más libre al hablar de motivación en John Lennon, lo que resultó en letras que más de uno ha cantado como: “Eleanor Rigby” y a su vez en más de una discusión por la autoría de las canciones.

Este proceso creativo fue realmente la clave para entender la genialidad de la dupla y también de The Beatles. Un proceso no lineal, donde se comprenden lo simbólico los llevó a innovar en su campo de acción en conjunto pese a las diferentes personalidades, dando como resultado uno de los mejores grupos de la historia.

Referencia

Phillip McIntyre (2011) Systemic Creativity: The Partnership of John Lennon
and Paul McCartney, Musicology Australia, 33:2, 241-254, DOI: 10.1080/08145857.2011.596142

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment