El cerebro durante el embarazo

Compartir

En la actualidad sabemos que existen algunas diferencias entre el cerebro de los hombre y de las mujeres. Sin embargo durante el embarazo existen ciertos cambios en las estructuras cognitivas, muy particulares de dicho proceso.

Estos cambios no se trata de algo temporal, sino de una modificación que perdurará a lo largo del tiempo. Como bien sabemos diferentes sistemas anatómicos se modifican para el desarrollo óptimo del bebé.

En el caso de las hormonas como el estrógeno, progesterona y prolactina no solo se encargan de adaptar el cuerpo para el momento de parto sino también juegan un papel importante en la estructura cerebral durante el embarazo.

Estas hormonas son las encargadas de transportar la información de cuidado materno sobre el cuidado y la cría de los hijos. Dichos comportamientos surgen de una red neuronal discreta llamada Área Preóptica Medial (APO), la cual se encuentra en el hipotálamo.

Después de la integración del estrógeno, progesterona y prolactina al APO promueve un efecto gratificante que desalienta los comportamientos de evitación hacia el bebé. Lo mismo sucede durante el envío de información del área tegmental ventral, al núcleo accumbens, donde están involucrados los comportamientos materno, de tal forma que se vuelven gratificantes. 

Al mismo tiempo que otras regiones trabajan en sinergia para inhibir el área llamada gris periacueductal con el fin de aumentar la probabilidad de que la madre encuentre atractivo el nuevo bebé y su cuidado.

Referencias:

Bridges, R. S. (2015) Neuroendocrine regulation of maternal behavior. Front. Neuroendocrinol. 36, 178–196.

Keyser-Marcus, L. (2001). Alterations of medial preoptic area neurons following pregnancy and pregnancy-like steroidal treatment in the rat. Brain Res. Bull. 55, 737–745 .




                                    

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment