Detrás de las pinceladas de Mayra Hernández en Loving Vincent

Compartir

Mayra Hernández Ríos fue la única mexicana (y latinoamericana) en participar en el proyecto cinematográfico “Loving Vincent”. Dicha película narra parte de la vida de Vincent Van Gogh y sobretodo su relación con Theo. Las reseñas sobre la película dejan un balance positivo para los realizadores sobre todo por el proceso y creatividad, del cual Mayra fue parte.

Mayra Hernández desde muy pequeña mostró entusiasmo para el arte, especialmente la pintura. A pesar de crecer en un mundo donde los temas principales eran la pediatría y la contaduría, debido a sus padres, Mayra supo hacerse camino a aquello que le apasionaba.

Lo interesante de este proceso es que durante su formación media superior las ciencias fueron lo que tenía en mente como proyecto profesional hasta que su inquietud por el arte y la animación fue más grande. Así realizó sus estudios en Arte y diseño en Reino Unido, donde posteriormente continuo en el área de animación análoga.

Sin embargo su regreso a México fue un tanto desilusionante, pues no encontraba proyectos donde realmente sintiera que estaba dando lo mejor de sí. Con esto en mente decide emprender proyectos propios.

Uno de ellos y quizás el más importante y decisivo de su carrera fue la colaboración con Triciclus Circus Band. Para ellos dio animación a la canción Beautiful Girl. Esto fue un completo sueño para ella, pues tuvo la oportunidad de escuchar su música en vivo para ella y también pudo compartir su arte con la banda.

Sin embargo lo que no se esperaba era que este trabajo fuera pieza clave para ser seleccionada como finalista por los directores de Loving Vincent, Dorota Kobiela y Hugh Welchman para ser parte del curso, donde serían ya elegidos aquellos pintores para el proyecto.

Mayra Hernández fue una de los 129 seleccionados y cuenta que para la realización de los cuadros el más difícil era el primero, el cual les tomaba aproximadamente 1 semana y de los demás podía hacer 4 en un día. 

Esta cinta le permitió tener una mayor proyección de su trabajo y por supuesto conectarse con la vida de Vincent Van Gogh con quién fortaleció lazos de admiración, pero también de compañerismo artístico pese a la distancia tiempo-espacio.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment