#Cinrecomendación: Relatos Salvajes

Compartir

Relatos salvajes es un compendio cinematográfico de seis relatos. Se trata de una cinta de comedia negra y drama, estrenada en 2014 y dirigida por Damián Szifron, pero con la participación de los hermanos Almodóvar.

Esta producción argentino-española muestra seis historias entrelazadas por un mismo tema, demasiado humano y cotidiano: “la difusa frontera que separa a la civilización de la barbarie”. Describe la psicología detrás del vértigo de perder los estribos y el placer añadido a esta difusión de límites y control.

Cada uno de los relatos es único. En el caso de “Pasternak”, nos encontramos con el deseo de Gabriel Pasternak de estrellar el avión, donde se encuentran todas las personas que alguna vez le hicieron algo para cobrar venganza.

Lo curioso de esta historia en particular es que unos días antes de su estreno en Reino Unido sucedió un accidente donde un copiloto un Airbus A320 con 150 personas en los Alpes franceses, por lo debido a la similitud de la tragedia se advirtió a los espectadores sobre el argumento y que podrían contar con la devolución de su dinero.

Otra historia a recalcar es la de “las ratas” donde se muestra esa búsqueda de venganza y se exploran los pensamientos detrás de la misma, sobre todo al saber la línea delgada que en ocasiones existe con lo moral y lo legal.

La última historia que mencionaremos es “Hasta que la muerte nos separe”, que desde el título podemos saber lo trágico detrás y la temática de infidelidad. En ella Romina descubre que Ariel la engaña con una compañera de trabajo que se encuentra en su fiesta de aniversario. Todo se torna en una especie de conductas y pensamientos irracionales, pero de lo más comunes. El final es un tanto inesperado y por la misma razón totalmente recomendable.

El título no miente, Relatos Salvajes muestra lo endemoniado de los seres humanos y sus límites difusos que en ocasiones juegan en su contra. Más allá de las diversas premiaciones obtenidas ser parte de este cúmulo de experiencias es vale totalmente la pena.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment