5 poemas para sentirse orgulloso de México

Compartir

La poesía siempre servirá para curar el alma, pues se vuelve un medio de salvación entre tanto caos. Además de que de forma simultanea se vuelve un celebración por aquello que entre líneas se va construyendo.

México ha sido desde mucho tiempo atrás inspiración para nacionales y extranjeros que se han deslumbrado con lo maravilloso y también con lo caótico que puede llegar a ser. Estas visiones quedan representadas en estos 5 poemas o juegos literarios que van desde la admiración hasta la dura crítica de una realidad social.

1.- No en parte alguna- Nezahualcóyotl(fragmento)

Miradme, he llegado. 
Soy blanca flor, soy faisán,
Se yergue mi abanico de plumas finas,
Soy Nezahualcóyotl…

Aquí en México,
Donde en las obscuras aguas
Se yerguen los blancos sauces,
Aquí te merecieron tus abuelos,
Aquel Huitzilíhuitl, aquel Acamapichtli.
¡Por ellos llora, oh Moctezuma!
Por ellos tú guardas su estera y su solio.
Él te ha visto con compasión, 
Él se ha apiadado de ti, ¡oh Moctezuma!
A tu cargo tienes la ciudad y el solio…

2.-México- Pablo Neruda (Fragmento)

México, de mar a mar te viví, traspasado
por tu férreo color, trepando montes
sobre los que aparecen monasterios
llenos de espinas,
el ruido venenoso
de la ciudad, los dientes solapados
del pululante poetiso, y sobre
las hojas de los muertos y las gradas
que construyó el silencio irreductible,
como muñones de un amor leproso,
el esplendor mojado de las ruinas.

3.-Alta traición- José Emilio Pacheco

No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
     es inasible.
Pero (aunque suene mal)
     daría la vida
por diez lugares suyos,
     cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
     fortalezas,
una ciudad deshecha,
     gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
     montañas
-y tres o cuatro ríos.

4.-La Suave Patria-Ramón Pérez Velarde (Fragmento)

Patria: tu mutilado territorio
se viste de percal y de abalorio.

Suave Patria: tu casa todavía
es tan grande, que el tren va por la vía
como aguinaldo de juguetería.

Y en el barullo de las estaciones,
con tu mirada de mestiza, pones
la inmensidad sobre los corazones.

¿Quién, en la noche que asusta a la rana,
no miró, antes de saber del vicio,
del brazo de su novia, la galana
pólvora de los juegos de artificio?

Suave Patria: en tu tórrido festín
luces policromías de delfín,
y con tu pelo rubio se desposa
el alma, equilibrista chuparrosa,
y a tus dos trenzas de tabaco sabe
ofrendar aguamiel toda mi briosa
raza de bailadores de jarabe.

Tu barro suena a plata, y en tu puño
su sonora miseria es alcancía;
y por las madrugadas del terruño,
en calles como espejos se vacía
el santo olor de la panadería.

Cuando nacemos, nos regalas notas,
después, un paraíso de compotas,
y luego te regalas toda entera
suave Patria, alacena y pajarera.

Al triste y al feliz dices que sí,
que en tu lengua de amor prueben de ti
la picadura del ajonjolí.

5.- México- Jorge Luis Borges

¡Cuántas cosas iguales! El jinete y el llano,la tradición de espadas, la plata y la caoba,el piadoso benjuí que sahúma la alcobay ese latín venido a menos, el castellano.¡Cuántas cosas distintas!

Una mitología de sangre que entretejen los hondos dioses muertos,los nopales que dan horror a los desiertosy el amor de una sombra que es anterior al día.¡Cuántas cosas eternas!

El patio que se llena de lenta y leve luna que nadie ve, la ajadavioleta entre las páginas de Nájera olvidada,el golpe de la ola que regresa a la arena.El hombre que en su lecho último se acomodapara esperar la muerte. Quiere tenerla, toda.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment