Las identidades del adulto mayor

Compartir

Durante el desarrollo humano las personas se enfrentan a diferentes transiciones que derivan en una etapa nueva. Cada una de las etapas que atraviesan los seres humanos se ven implicadas de diferentes retos y necesidades a enfrentar, sin embargo cuando estos no se ven cubiertos puede presentarse un momento de crisis.

En este caso la vejez para muchas personas resulta ser un estado caótico de deterioro que prefieren olvidar o negar , ya que se concibe generalmente como la última etapa vida. Las denotaciones negativas(que generalmente conlleva) producen una lejanía con la sociedad.

Sin embargo es imprescindible reconceptualizar este término y aceptarlo como parte vital de las personas tal como resulta la ninez. Esta nueva perspectiva es fundamental para el planteamiento de nuevas identidades.

De acuerdo a Moscovici  <<la identidad es una construcción social que se levanta como representativa de sí en relación con otros>>.  Desde esta visión construccionista podemos afirmar lo dinámico del concepto, es decir la participación de todos los elementos de la realidad para la construcción del mismo, cuestionando y analizando posturas anteriores a él.

De ahí que podamos concebir a los adultos mayores como elementos imprescindibles de la sociedad, por todo el bagaje de experiencias y conocimientos que hay en su saber. En este sentido es necesario hacer mención que es vital reducir/eliminar el abandono y aislamiento puesto que estas prácticas fomentan una identidad del adulto mayor sin calidad de vida.

El desafío en esta creación de nuevas identidades es el de reconocer la valía de los adultos mayores y reconocer su participación en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Para esto es imprescindible el apoyo social y las redes de apoyo que posibiliten la inserción de los adultos mayores, desde otro marco de referencia.

Como resultado de este proceso podremos comenzar a configurar una identidad propia de nuestro ser durante la vejez.

Referencia: Zapata Farías, H. (2001). Adulto mayor: Participación e identidad. Revista de Psicología, (1), 189-197. 

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment