La genialidad de Alfred Hitchcock

Compartir

Todo buen cinéfilo sabe que las películas de Alfred Hitchcock son un obligado en el mundo del cine. Pese a que nunca fue merecedor de un Óscar a Mejor director, Hitchock cambió completamente la forma de hacer cine. 

El maestro del suspenso nació el 13 de Agosto en Londres. Su estricta educación hizo del pequeño Alfred un niño tímido. Su timidez derivó en el contacto cercano con el mundo del cine y por supuesto de la literatura a través de escritores como Charles Dickens y el gran Edgar Allan Poe.

Desde 1920 se sumergió en el mundo del cine mudo, sin embargo fue hasta 1939 que pudo trasladarse a Hollywood. En ese mismo año su película Rebecca obtuvo el Óscar a Mejor Película y su fama, por la forma de emplear el suspenso, creció impresionantemente.

Dentro de sus obras cinemátograficas podemos ver grandes dosis de violencia, sin embargo lo interesante de cada una de ellas es la complejidad de los personajes. Además de lo laberíntico de sus tramas tal como sucede en la consagrada Psycho.

En esta cinta Hitchcock le dio nuevos ojos a los espectadores, pues jugó completamente con ellos, al hacerles creer que Marion Crane sobreviviría al ser la “supuesta protagonista”. ¿La sorpresa? Nada de finales esperados o felices para Alfred.

Sin embargo su genialidad no sólo radica ahí. Podemos afirmar que Hitchcock era un personaje adelantado a su época. En 1953 durante la cinta Dial M For Murder (La llamada fatal) el director utilizó ángulos bajos para jugar con la percepción del público; como una especie de 3D arcaico.

Y si bien este avance no fue apreciado por el público de entonces, fue un gran paso para la tecnología con la que ahora contamos.

Por otro lado, también se valía de un recurso definido en sus propias palabras como MacGuffin, es decir los objetos que aparecen de forma recurrente y tienen un papel especial o simbolismo dentro de la obra. Este fenómeno es muy claro en su película Los 39 escalones. 

Además de todo esto, antes de Stan Lee en el mundo de los cameos hubo un Alfred Hitchcock. Este importante director también apareció en diferentes ocasiones en sus cintas, lo que lo convirtió en un sello distintivo.

Innovador con la cámara; los encuadres de miedo y ansiedad conjugados con los giros inesperados y los límites entre las leyes humanas hicieron de este británico un director influyente, pero sobretodo un genio del thriller psicológico.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment