El poder de las mascotas durante la depresión

Compartir

La depresión o  Trastorno Depresivo Mayor (TDM) es una enfermedad mental caracterizada por la dificultad de regular el estado de ánimo. Esta condición esta asociada con la pérdida de energía, falta de concentración, poco interés en actividades que antes resultaban placenteras, sentimientos de tristeza y desesperanza, además de pensamiento de culpa, preocupación o sobre la muerte

Investigaciones consideran que una de las mejores formas de tratamiento es la psicoterapia. Dentro de los enfoques el más considerado es el cognitivo-conductual. Por otro lado en lo que refiere al mundo de la medicación se utilizan  inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como el Prozac y el inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) llamado Cymbalta.

En algunos casos el tratamiento no logra los resultados efectuados, por los que se considera como Depresión Resistente al Tratamiento (TRD). Sin embargo suele haber una solución fuera del ámbito psicológico y psiquiátrico: las mascotas.

Son indudables las ventajas que puede tener una mascota desde tener alguien con quien jugar hasta formar una amistad llena de significaciones. Por lo que investigadores han tenido la curiosidad de determinar que ventajas tienen las mascotas sobre todo en relación con la depresión.

Inicialmente en un grupo de 80 pacientes (50 mujeres y 30 hombres) que no mostraron mejoria al tratamiento por 15 meses fueron motivamos por los investigadores para adoptar una mascota.

De este grupo 33 (25 mujeres y 8 hombres) aceptaron adoptar una mascota. Para realizar un análisis comparativo fueron seleccionados al azar 33 sujetos que también mostraron Depresión Resistente al Tratamiento (TRD) pero sin haber adoptado o ser dueños de una mascota (Grupo control).

Aquellos que adoptaron mascotas estaban divididos de la siguiente forma 18 adoptaron 1 perro, 7 adoptaron 2 perros, y los 7 restantes 1 gato. Tanto el grupo control como el grupo que adopto mascotas llevaban el mismo tratamiento médico de antes, sin embargo no sabían de la existencia del otro grupo.

Durante los siguientes 3 meses se evaluaron de forma constante con la escala Hamilton Depression Rating Scale (HAMD-17).

Los resultados mostraron que el grupo que había adoptado una mascota mostraba una importante mejoría a diferencia del inicio del tratamiento, pero también en comparación con el grupo control (aquellos que no habían adoptado).

Si bien no podemos afirmar completamente que fue gracias a la adopción de las mascotas la mejoría dentro del tratamiento si se debe reconocer el papel que tuvo esta experiencia para los pacientes, lo cual puede ser un excelente complemento a los tratamientos establecidos.

Referencias

Mota Pereira, J., & Fonte, D. (in press). Pets enhance antidepressant pharmacotherapy effects in patients with treatment resistant major depressive disorder. Journal of Psychiatric Research. doi: 10.1016/j.jpsychires.2018.07.004.

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment