El pequeño caos del café

Compartir

Dentro de la sabiduría popular se tiene al café como la bebida mágica que despierta nuestro organismo y nos da esa energía para continuar con nuestras actividades. Alrededor del mundo gran cantidad de personas inician su día con una taza de café, porque sino sería imposible para su vitalidad. 

Esta fascinación por el café ha llevado a los científicos de diversas áreas a buscar una luz sobre los efectos del café en nuestro cerebro. En China se realizó un estudio sobre la mecánica neuronal y el café encontrando una relación entre el uso de cafeína y la cantidad de entropía en el cerebro.

La entropía puede ser considerada como la medida del desorden o de la incertidumbre. Desde una visión cognitiva podría pensarse que el orden debe ser siempre la opción: “Una mente ordenada es una mente sana”. Sin embargo nuestro cerebro también necesita de ese caos. 

La entropía en nuestro cerebro es una medida de la cantidad y variedad de configuraciones neuronales, determinadas por la conectividad funcional  o “correlación de señales” entre las diferentes zonas del cerebro. Cuando existe mayor correlación es más sencillo predecir los patrones y por tanto menor la entropía y un cerebro más ordenado.

Durante la investigación de Chang y colaboradores quisieron indagar en la correlación de la ingesta de cafeína y los niveles de entropía. Mediante resonancia magnética se compararon los cerebros antes y después de la ingesta de 20mg de cafeína. Lo imaginado sería que nuestro las conexiones mostraran orden, pues el café ayuda a la focalización y atención.

Sin embargo los resultados mostraron mayor entropía, sobretodo en la corteza prefrontal, el estriado lateral, la corteza visual y las áreas motoras. Todas estas áreas relacionadas con la atención, vigilancia y función motora.

Este descubrimiento sobre el aumento de entropía gracias a la cafeína, contradice la percepción subjetiva (basada en investigaciones) de que la cafeína aumenta la concentración. Más bien es este pequeño caos el que nos permite lidiar con situaciones complejas a nuestro alrededor.

Es decir, un cerebro con entropía mayor permite interactuar en un mundo complejo con mayor flexibilidad que un cerebro ordenado o con baja entropía. Además de que la entropía cerebral en ciertas actividades esta fuertemente ligada con la inteligencia. Así que ya sabes cuando tomes tu próxima taza de café.



Referencia:

Chang, D., Song, D., Zhang, J., Shang, Y., Ge, Q. & Wang, Z. (2018). Caffeine caused a widespread increase of resting brain entropy. Scientific Report, 8 (2700),1-7. DOI:10.1038/s41598-018-21008-6


Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment