El kendo en Puebla

Compartir

El kendo se ha vuelto uno de los deportes más importantes dentro de nuestra universidad. Con casi 50 años de historia, ha exportado atletas a competencias nacionales e internacionales, con el fin de poner en alto no sólo el nombre de la universidad, sino de Puebla y México.

La historia de este deporte se remonta a las tierras del Japón, ese país al otro lado del océano. Con un estilo similar a otros deportes de combate provenientes de dicho lugar, como el yudo, el kendo implica todo un ritual espiritual y físico, donde los combatientes aprenden de la vida a través de distintos métodos. La disciplina, la tolerancia, el respeto hacia el oponente son algunas de las lecciones que se imparten al momento de practicarlo.

La llegada de éste a Puebla fue a través del maestro Francisco Ávila, quien aprendió de primera mano, viajando a Japón y entrenando con los exponentes más importantes del país. Hace cuarenta años, más o menos, comentó, inicié con el entrenamiento, que definió como un trabajo arduo pero que rinde frutos.

Alrededor de mil estudiantes han pasado por estas filas, dijo, todos ellos fungiendo un papel clave para resaltar el nombre de México a nivel mundial. Gracias al apoyo que la universidad  brinda, podemos enseñarle a los combatientes no sólo la técnica del deporte, sino el lenguaje, la cultura y las tradiciones japonesas.

Francisco platicó sobre el cambio en la cosmovisión de los practicantes una vez entrados en contacto con el kendo. Aprenden más allá de la defensa personal, mencionó. También aplican la disciplina y la paciencia para su vida cotidiana.

Prueba de ello son Rafael Flores, Nuria Hernández y, más recientemente Salam Martínez Delgado, quienes fueron aprendices de Francisco. El arte de la disciplina lo hemos trasladado a nuestros quehaceres diarios, cosa que ha cosechado buenos frutos en nuestra cotidianidad.

Actualmente, el grupo de kendo en la BUAP se mantiene a la vanguardia del deporte, con personas como Salam, quien se irá, representando a México, a una competencia internacional a Corea, no sin antes arribar a Japón para recibir una preparación personal con entrenadores de ahí. Me encuentro contenta, con ánimos de sacar esto adelante y de reincorporarme a las actividades comunes tan pronto acabe.

Si desean conocer todo al respecto, escuchen el podcast aquí abajo, con el vivo testimonio de ellos.                                                                                                                                                                                                                                    

Me gusta mucho Kendrick Lamar. :)

Be first to comment