El cine mexicano antes y después de “Amores perros”

Compartir

Amores Perros es el primer largometraje del director mexicano Alejandro González Iñárritu, el cual ya se encuentra en la mayoría de edad al ser estrenada hace 18 años.  Esta cinta refleja de forma literal y metafórica lo brutal del amor y la desesperanza que conlleva el sufrimiento.

Amores Perros narra 3 historias que tienen en común a los caninos y la Ciudad de Mexico, las cuales se unen por un dramático accidente en una de las vialidades de la ciudad. ¿Sin embargo en qué momento del cine mexicano surge esta pieza cinematográfica?

Antes de Amores Perros, allá por los años ochenta el cine mexicano se encontraba en su peor momento creativo. El cine de oro quedaba cada vez más lejos y los éxitos mundiales de Pedro Armendáriz, Dolores del Río, María Félix y Cantinflas, y la cinematografía azteca se convertían en un recuerdo de un presente inexistente.

Para los años 90’s se dejó un tanto atrás este sentimentalismo hacia la época de oro, para crear nuevas formas de narración cinematográfica. Cineastas comenzaron a recuperar la confianza del público, mientras que los productores, distribuidores y exhibidores volvieron a entrar en el juego apostando por la incertidumbre del Cine Mexicano.

Amores perros se enmarca en esta década del “Nuevo Cine Mexicano”. Con bases y ejemplos sólidos como fueron Arturo Ripstein (Principio y fin, 1993) y Alfonso Arau (Como agua para chocolate, 1992), que motivaron el llevar el cine mexicano a otro nivel pese a la crisis económica del 94 y la poca concientización de lo nacional en el mundo del cine.

Durante su temporada de estreno mucha gente se mostró impresionada, ansiosa, furiosa entre otras muchas reacciones (la mayoría de ellas negativas), debido a las escenas de peleas de perro pero también a lo real del esquema social que planteaba Iñarritú.

Amores perros se convirtió en la quinta película mexicana más taquillera y marcó un resurgimiento de cinematografía de su país. Esta cinta también  significó en comienzo de carreras como la de Gael García Bernal.

Dentro de los premios y nominaciones se encuentra la nominación al Óscar  como «mejor película de habla no inglesa» tras veinticinco años de ausencia del cine mexicano en esta categoría,  el BAFTA como «mejor película en lengua no inglesa» y el premio de la crítica en el Festival de Cannes.

Amores Perros se convirtió en un referente. Dentro del mundo del guión porque la forma de narrar historias en México se había desgastado, hasta que en conjunto con Guillermo Arriga e Iñarritú se valen del lenguaje cotidiano para hacer algo creativo, no ir en la dirección esperada. Esta misma formula es usada en las escenas que sacan de lo rutinario a las personas para enfrentarse con su realidad.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment