Ángela Peralta, el ruiseñor mexicano que conquistó el breve Imperio

Compartir

Angela Peralta nació en la Ciudad de México 1845 y pese a su humilde origen sus padres siempre trataron de ofrecerle lo mejor respecto a educación. Por tal motivo tenía conocimientos de Francés e Italiano.

Sin embargo lo que comenzó a captar la atención de los que estaban a su alrededor fue su prodigiosa voz, que sin duda contrastaba con su apariencia física.

Ángel Peralta fue de estatura pequeña y cuerpo con obesa, su cara era regordeta y tenía cuello corto, boca gruesa y ojos saltones con miopía que se convertía en casi ceguera. Sin embargo esto no le impidió volar lejos y regresar a ser honrada bajo los honores del Imperio breve de  Maximiliano de Habsburgo.

Angela Peralta volvió a México en 1865 después de haber estado en España e Italia. En ese entonces México era un caos, pues estaba invadido por los franceses, y existía la disputa constante entre  liberales y conservadores:  los que apoyaban el gobierno republicano itinerante de Benito Juárez  y quienes brindaban apoyo el imperio “invasor” de Maximilano de Habsburgo, archiduque de Austria.

Sin tener en cuenta esa ruptura en la política mexicana, con apenas 20 años Ángela Peralta recibe la invitación de Maximiliano y su esposa Carlota para cantar en el Teatro Imperial ( Teatro Nacional).

Si bien emperador no pudo asistir, la emperatriz Carlota sí. Las crónicas cuentan que la ovación fue tan grande como era costumbre y que la Emperatriz resultó encantada con tan melodiosa voz, mientras que en el caso del emperador ausente; envió una carta que frente al público leyó Celestino Negrete, primer secretario de ceremonias del Imperio.

La epístola de Maximiliano le ofrecía disculpas por su inasistencia a dicho honor y como compensación  le regaló un aderezo de brillantes y le otorgó el nombramiento de “Cantarina de Cámara del Imperio”. Gracias a este título Ángela Peralta se dedicó a realizar presentaciones en Guanajuato, León y San Francisco del Rincón.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment