#RecomiendoLeer Carsick de John Waters

Compartir

Por Pola Trace

Compré Carsick por dos razones: la primera es que estaba a punto de salir de viaje y en esos casos siempre busco libros con la misma temática y la segunda, que no conocía la editorial (Caja Negra Editora) y me llamó la atención. De entre un catálogo con algunos clásicos de moda (Vila-Matas, Kerouac, Burroughs), sobresalían algunos nombres igual de conocidos aunque no por su literatura: Godard, Mekas… ¿Qué? ¿John Waters?

Mientras otros de estos libros giraban en torno a la teoría del cine o la historia de la música, esta obra del pontífice del trash prometía algo diferente. A los 66 años, nada más porque sí, el director de Pink Flamingos y Hairspray decidió irse pidiendo aventón desde su casa en Baltimore hasta otra de sus propiedades en San Francisco, armado con varios letreros, entre ellos uno que aclaraba que no es un psicópata.

La novela se divide en tres secciones: lo bueno que pudo haber pasado, lo malo que pudo haber pasado, y lo que realmente sucedió.

John-Waters-Carsick-portarse-anos_EDIIMA20141119_0851_4

La optimista primera parte nos hace sonreír con ternura, ¿qué sueños puede albergar la mente de un hombre de su edad y experiencia? Volver al mundo del espectáculo, rescatar damiselas feministas en apuros y claro, fantasías homosexuales en las que el cuerpo sigue siendo el de los veinte.

La segunda y pesimista parte resulta igual de conmovedora. ¿A qué le teme el John Waters de la tercera edad? Al frío, a los tatuajes infectados, a la homofobia, a la cárcel... Aunque, por supuesto, todas estas pesadillas están narradas también de modo que nos arrancan más de una carcajada. 

¿Y luego? ¿Qué pasa realmente? Sin entrar en el spoiler, puedo decirles que un acto de magia en que las aburridas horas de carretera, los paisajes y los monumentos sin interés se transforman en algo literalmente espectacular a través de los ojos del siempre increíble director de imágenes que es John Waters.

Las ventanillas de los vehículos que recogen o no al cineasta se transforman en pantallas, en las cuales comenzamos a proyectar nuestras propias fantasías y pesadillas, guiados por el genio del autor.

Baltimore, MD-5/26/14- John Waters is pictured at a truck stop area in Baltimore off of Interstate 95 in truck driver Stacey Fleming's truck. This portrait is to accompany an article about his latest book, "Carsick," about his experience hitchiking across the United States. Algerina Perna/Baltimore Sun--#9889.

Recomiendo tanto la lectura de esta sorprendente joyita literaria como poner mucha atención a lo que Caja Negra Editora nos siga traduciendo al español.

*

Pola Thrace escribe sobre cine y literatura, edita estos padrísimos posts del Wild Brunch y colecciona discos de los Kinks. Los lunes viene a cabina a hablar también de cine y en Twitter es @PolaThrace

Programa radiofónico. De lunes a viernes de 10:30am a 12:00pm por 96.9 fm Radio BUAP. Va de música contra la lasitud.

Be first to comment