La neuroquímica de la timidez

Compartir

Si bien nuestro cerebro aún sigue siendo un tanto misterioso para aquellos apasionados de las neuronas y neurotransmisores, también es cierto que los avances científicos hasta el momento nos han permitido comprender mejor nuestro cerebro y accionar de forma más efectiva a partir de esto.

Jerome Kagan, un psicólogo experimental de la Universidad de Harvard ha destinado su trabajo a conocer un poco más de la relación entre el cerebro y el temperamento. De acuerdo a él existen al menos 4 tipos temperamentales (muy similar a lo que proponía Hipócrates): tímido, audaz, optimista y melancólico, los cuales dependen de cierto tipo de actividad cerebral.

En este caso hablaremos de la neuroquímica de la timidez. En primera instancia al estudiar Kagan el desarrollo de las personas desde que son bebés, encontró que ninguno de los niños que en un principio eran sociables se convirtió en tímido, mientras que dos tercios que eran tímidos en un inicio continuaron posteriormente así.

Toda la diferencia reside en la excitabilidad del circuito nervioso centrado en la amígdala. Esta parte del cerebro es la encargada de regular nuestras emociones y la memoria relacionada con nuestras emociones. En el caso de las personas tímidas esta parte del cerebro se excita con mayor facilidad ocasionando que eviten la incertidumbre que les produce ansiedad.

Por otro lado Kagan menciona que los niños tímidos pueden haber sido herederos de niveles crónicos de norepinefrina, es decir una catecolamina encargada del estrés, la reacción de huida-lucha y la atención. De ahí que la amígdala se vea más excitada.

Finalmente es imprescindible mencionar que las personas tímidas suelen ser más sensibles aquello que ocurre alrededor. Generalmente se trata de personas que además de activar su amígdala muestran gran actividad en todo sus Sistema Nervioso Simpático.

Referencias:

 Kagan, J. (2014). Temperamental Contributions to the Development of Psychological Profiles: II. Two Candidates. In: S. Hofmann and P. DiBartolo, ed., Social Anxiety, 3rd ed. Estados Unidos: Academic Press, pp.419-450.

Goleman, D. (2016). La inteligencia emocional. México: Ediciones B.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment