#RecomiendoLeer: El libro de los Amores Ridículos

Compartir

Milan Kundera es un escrito checo mayormente conocido por su novela “La Insoportable levedad del ser”; en cada una de sus obras Kundera se ha caracterizado por una exploración intensa de los procesos psicológicos alrededor del ser humano entre los cuales se encuentran las relaciones interpersonales. En el caso de El libro de los amores ridículos” se trata de una compilación de 7 cuentos  que siguen la misma línea del escritor: Nadie se va a reír, La dorada manzana del eterno deseo, El falso autoestop, Symposion, Que los muertos viejos dejen sitio a los muertos jóvenes, El doctor Havel al cabo de veinte años y el ultimo Eduard y Dios.

Es preciso señalar que no sería prudente buscar o querer comparar este trabajo con “La Insoportable levedad del ser”, debido a las características propias de los cuentos y a que algunos de ellos no logran tener ese estilo y dinamismo, lo que hace en ocasiones pesada la lectura; sin embargo esta colección cuenta con diversos momentos cumbre e historias que muestran las relaciones de pareja, nuestra evolución a lo largo de la vida, el amor en todas sus facetas y por supuesto la sexualidad.

Resulta interesante como aborda todo esto relacionado al amor y el sexo en el cuento “El falso autostop” cuando una pareja entra en un juego de roles durante un viaje por carretera y logra excitarse después de una charla con personalidades nuevas, sin embargo se torna un tanto abrumadora, porque deja salir parte de sus temores a la superficie como la debilidad de ser testigo de la facilidad, con la que la persona que amas se transformar para seducir a alguien, dejándolo fuera del juego.

“—Parece que sabe mentir muy bien.

 —¿Tengo cara de mentiroso?

—Tiene cara de disfrutar mintiendo a las mujeres—dijo la chica y en su voz había un resto involuntario de la vieja angustia, porque creía realmente que a su joven le gustaba mentirles a las mujeres. El joven ya se había sentido molesto algunas veces por los celos de la chica, pero esta vez podía pasarlos fácilmente por alto, porque la frase no iba dirigida a él, sino a un conductor desconocido.”

De igual forma una historia que capta la atención es la historia del Dr. Havel contenido en los cuentos Symposion y El doctor Havel al cabo de veinte años. En ellos se describe una charla con varios miembros del hospital, donde el erotismo es el principal protagonista; se trata de un intercambio de opiniones que invitan al lector a reflexionar y a dejar en claro que los humanos amamos y somos patéticamente ridículos a la vez.

El Dr. Havel quien es un hombre que se sabe seductor y poderoso, de ahí que nada le parezca imposible hasta tiempo después donde el paso del tiempo y sus implicaciones ronda de manera constante por su cabeza, en consecuencia recurre a encontrar pareja en una mujer joven que por momentos logra regresarle la juventud.

—Sí, es verdad —dijo la doctora—, fíjense en él: un arcángel hermoso, malvado. —Somos un grupo mitológico —comentó adormilado el médico jefe—, porque tú eres Diana. Frígida, deportiva, maligna. —Y usted es un sátiro. Envejecido, lascivo, charlatán —dijo a su vez la doctora—. Y Havel es Don Juan. No es viejo, pero está envejeciendo. —Qué va. Havel es la muerte —reiteró el médico jefe su antigua tesis.

Las descripciones que ofrece del ritual de amor dejan en claro varios de nuestros absurdos, pero también nuestra ingenuidad, confirmando la infinidad de juegos un poco hedonistas, cínicos, amorales, frágiles, perdidos o todo en diferente medida y mezcla. Este libro se trata de una burla sincera de nosotros mismos; la forma de narrar si bien puede resultar por momentos pesada suena sincera y crea una atmósfera de intimidad que sirve de espejo para reírse de uno mismo y de lo ridículos que somos en y con el amor.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment