#RecomiendoLeer: 1984

Compartir

Desde su publicación en 1949 se ha convertido en un libro obligado, debido a la crudeza con la que refleja George Orwell aspectos de la naturaleza humana. Esta novela de ficción disto pica narra la política vivida durante el mandato del “Gran Hermano”, todo a través de los ojos de Winston Smith.

Winston es un trabajador del Ministerio de la Verdad; donde su tarea principal es reescribir la historia. Sin embargo poco a poco se da cuenta de los alcances reales de su trabajo, pues no sólo se trata de compartir la historia, sino que debe engañar y crear una farsa en cada uno de sus escritos para mantener la imagen del único partido existente. Es en este punto donde se encuentra en la encrucijada del doblepensar, puesto que le era imposible dejar pasar sus pensamientos contra el Gran Hermano.

George Orwell crea en esta novela un espejo de la realidad que vivió en su momento; dentro del mundo del Gran Hermano podemos ser testigos además del Ministerio de la Verdad, del Minsiterio del Amor, de la Paz y de la Abundancia. Todos encargados de educar con base en los valores propuestos a sus habitantes y con el fin de decidir por ellos cual es la mejor opción.

Los valores o los lemas del partido sobre los cuales recaen gran parte de la ideología son: “Guerra es Paz, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza”, lo cual es impactante porque en más de una ocasión a lo largo de la novela se dejan ver personajes que logran hacer un análisis de su situación, pero que son eliminados incluso por sus propios hijos, para no alterar el orden establecido.

Más de un analista/pensador ha considerado las infinitas similitudes con nuestra actualidad. En un primer punto, siguiendo los lemas, “La Guerra es la Paz”, nos habla de la utilización de una violencia en silencio que produce un gran temor en la población y la imposibilita de conocer y ejercer sus derechos plenamente. El temor hacia el estado y lo que dice que como cierto causa una incertidumbre tal que ningún ciudadano es capaz de levantarse en su contra.

De igual forma en “La Libertad es la Esclavitud”, nos demuestra como a través de pequeños mecanismos en los que viven los ciudadanos que les impiden ir más allá de las fronteras propuestas por el Gran Hermano, tal como sucede con la clase media que se ve imposibilitada de actuar por miedo y la clase baja que pese a tener mayor libertad, tampoco es capaz de actuar, por no saber cómo debilitar la estructura (libertad intelectual).

Sobre el lema de “La Ignorancia es la Fuerza” queda claro que al haber una constante transformación de los datos en el Ministerio de la verdad y estar los ciudadanos en una constante distracción con juegos de lotería que nunca son pagados o con la propaganda, nadie tiene fuerza más que para apoyar al gran hermano. Además de que toda la población en general ignora completamente o carece de parámetros para conocer la realidad de su calidad de vida, pues únicamente son pocos los que tienen accesos a “lujos” como residencias limpias o artículos cotidianos como el café y el azúcar.

Otro aspecto similar es la utilización de la neolengua con el fin de sustituir el viejo idioma y simplificarlo; al acortar las palabras u oraciones la población refleja menor  la capacidad de expresar acciones de análisis y esto hasta cierto punto les resulta benéfico pues evitan el crimental y por tanto el castigo impuesto. Sin embargo resulta interesante pues resulta similar en nuestro mundo,ya que  diversos neurocientíficos, lingüistas, psicólogos entre otros han mostrado en diferentes investigaciones que el utilizar las formas simplificadas del idioma o tener menos acceso a la lectura, dificulta el pensamiento crítico y otras habilidades propias del lenguaje.

1984 es una novela que más allá de la historia que toca temáticas de vigilancia institucional, control, psicología de las masas y política que se vuelve un recurso valioso dentro del análisis académico sobre nuestro actuar como ciudadanía.

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment