Lo-fi, un genero casi desconocido

Compartir

La música jamás dejara de existir, afirman algunos, la razón es que este arte tiene la capacidad de transformarse, evoluciona cómo evolucionan también las sociedades, de hecho, la música camina asimétricamente con la sociedad. Se eleva, se vuelve leve, se vuelve pesada, la metamorfosis que experimenta es apenas visible ante los sentidos. No digo que los cambios sean insignificantes, sino todo lo contrario, los cambios que experimenta son tan enormísimos que es difícil percibir cuando ocurre ese cambio. A veces se diluye, se pierde, pero está vuelve a renacer, renace cada día, cada vez que alguien rasga apenas una cuerda de una guitarra, de un violín, coge una baqueta, toma aire para el saxofón, canta a capela, ahí, en ese momento renace. Pero, ¿Y si algún día dejara de existir?, sería verdaderamente impensable, ¡Una locura!, sería catastrófico, diríamos entonces adiós a todo aquello que produce sonido, incluso nuestra propia voz que como sabemos también genera música, diríamos también adiós a cualquier género existente o por existir, adiós a los himnos de la iglesia, de los estados nación, adiós a todo, adiós a nosotros mismos.

Ahora pensemos en como inició, ¿Cuándo nace la música? No lo sabemos, la razón es que inicialmente no se utilizaban instrumentos musicales para interpretarla, sino la voz humana ó la percusión corporal, y dado que esta no deja huella alguna; se deduce que la música nació cuando nació el lenguaje.

Imagen relacionada

En el mundo hay cientos de géneros, podríamos afirmar que cada día nace uno nuevo, cada día la música se somete a esa metamorfosis antes explicada. En México la música es tan importante y emblemática como su cultura, está forma parte de su cultura, de nuestra cultura. Las baladas y boleros, el rock mexicano, el rock alternativo, la música con el mariachi, las tan conocidas rancheras, algunos géneros como el rap, el reggaetón y el reggae, que aunque estos géneros no sean originariamente de México; los hemos adoptado. Exponentes como: Vicente Fernández, Pedro Infante, León Larregui, Natalia Lafourcade, José José, Chavela Vargas (Qué como buena mexicana nació donde se le dio la “Chingada” gana), Rubén Albarrán, Nicho Hinojosa, Aleks Syntek y muchos más, le han dado forma a la música.

Ahora bien, si hablamos en el plano internacional la cosa es un poco más complicada, la lista se extiende a miles de exponentes, Bob Dylan, The Beatles, Queen, Aerosmith, Coldplay, Zaz, Silvio Rodriguez, Joaquín Sabina, Michael Jackson, etc.

Sin embargo, existe un género casi desconocido. Un género que algunos artistas han retomado minuciosamente. Un género perdido para sí, en el atraso de la tecnología, y guardado para todo aquel que quiera escucharlo. Hablamos del género “Lo-fi”.

Este género es la abreviación de Low fidelity, y se refiere a un enfoque estético de la música en donde predomina el uso de medios de grabación de baja fidelidad, este género busca obtener un sonido autentico, es decir: algo menos esbozado, algo leve, algo extraordinario. En la mayoría de los casos, estos sonidos son creados a partir de medios de grabación como los casetes.

Es un género musical bastante simple y complejo al mismo tiempo, genera en el receptor un sentido de profunda intimidad, utilizado principalmente para leer, pensar, escribir, reflexionar, ahondar en uno mismo, ahondar en un viaje, ir más allá de las expectativas, ir hacía donde no se ha ido es lo que genera el género Lo-fi.

Tiene sus inicios por allá de los años 1900, por aquel entonces las primeras tomas fueron en cilindros fonográficos, claro que en sus inicios los sonidos eran muy pobres, carecían de fidelidad, sin embargo, con el paso del tiempo, esa falta de fidelidad fue la misma que le dio origen al género. Nació sin intención alguna, se hacían carentes grabaciones de música folk y jazz, y cuando estás terminaban en un desastre, se volvía a repetir la grabación, sin embargo, aquello que había salido mal, aquello que posiblemente no sirviera para nada, eso que quedaba era Lo-fi. Las sobras por así decirlo, las tan increíblemente extraordinarias sobras.

Así nació ese género, hoy en día existe una sofisticación más elevada, pero sin perder de vista el origen, la baja fidelidad.

Por ello enlistamos ahora unos tracks de esté genero, disfrútenlos.

Eeey – Her

Elijah Who – Hello

Rude – Eternal Youth

 

Estudiante de Comercio Internacional, colaborador de Cultura Colectiva y un empecinado por ser leído. «Lo que sólo ocurre una vez es como si no ocurriera nunca. Si el hombre sólo puede vivir una vida es como si no viviera en absoluto.» -Milan Kundera

Be first to comment