La importancia de la ducha

Compartir

Hace muchos siglos, se veía al baño como una acción casi perversa, profana pues exhibíamos el cuerpo, ese objeto tan sagrado e íntimo para el sistema, sin reparo alguno. Se consideraba, dicho en otras palabras, como algo vulgar. Sin embargo, conforme la historia avanzó cambiaron las percepciones en torno a él y en la actualidad es casi imprescindible.

En su columna semanal para La Conjura de los Necios, la doctora Lilia Padilla abordó las razones por las que el baño es de suma importancia en nuestra vida. El baño conlleva una higiene personal, como se sabe, no obstante, hay fenómenos más allá de la simple higiene, microorganismos que existen en nuestra superficie corporal, dijo.

El mayor órgano de nuestro cuerpo es la piel, basta con ver su extensión. Así pues, se debe procurar un mayor cuidado para prevenir enfermedades e infecciones, ya que en la piel habitan microorganismos, bacterias que desatan, tarde o temprano, enfermedades cutáneas.

Estas bacterias, según comentó la doctora, se encuentran en las zonas más húmedas del cuerpo, como las manos, los pies y las axilas. Gracias a la humedad persistente en éstas es como se reproducen, contrario a los lugares secos o áridos donde las condiciones no son óptimas para su esparcimiento.

Debido a que subsisten de los líquidos que segrega la piel, como el sudor, al que llamó todo menos oloroso y que, de hecho, los microorganismos son los causantes del mal olor, uno debe bañarse periódicamente, para que estas bacterias terminen su estancia en la superficie de la piel y otras puedan llegar a suplirlas, siempre y cuando ninguna provoque una infección severa. Al bañarnos, exfoliamos nuestra piel. Eliminamos la capa superficial, donde se hallan los microorganismos, y se renueva, con otro tipo de éstos, dijo en su intervención.

Si gustan conocer más a profundidad sobre el tema, los invitamos a que escuchen completamente la cápsula y la columna de la doctora Lilia Padilla.

Me gusta mucho Kendrick Lamar. :)

Be first to comment