El peligro de automedicarse

Compartir

La automedicación no es un problema nuevo, no obstante esta acción sigue siendo una de las primeras en ser tomadas ante las carencias de nuestro sistema de salud pública a nivel nacional. La Organización Mundial de la Salud ha definido a la automedicación como la serie de acciones que las personas realizan por sí mismas para preservar sus salud y prevenir o cuidar enfermedades.

En un estudio realizado por Soto Pérez de Celis y Roa Nava quedó demostrado lo común de la automedicación en la población universitaria poblana; 96% de los encuestados acepto haberse automedicado alguna vez en su vida, mientras que el 4% señaló que nunca ha consumido medicamentos sin una receta previa.

Si bien existe la ventaja de la rapidez al automedicarse, también existen algunos peligros que pocas veces se toman en cuenta y llegan a complicar el estado de salud de las personas.

Un primer punto son los efectos de automedicarse;desconocer la prescripción, la vigilancia de la dosis, horario y restricciones puede intoxicar el cuerpo, de igual manera consumir 2 medicamentos produce el riesgo de que se inhiban o potencialicen efectos colaterales.

Así mismo el automedicarse sin conocer las alergias que se presentan ocasiona cuadros que pueden iniciar de forma moderada e ir complicándose.

En el caso de que la persona una vez automedicada decida acudir a los servicios médicos corre el riesgo de que se le proporcione un mal tratamiento por parte de los médicos, debido a que la automedicación puede modificar los signos y síntomas iniciales.

Por otro lado el desconocimiento de ciertas cuestiones médicas abre la posibilidad de contraer dependencia a algunos medicamentos, sobre todo en los inhibidores del Sistema Nervioso.

Finalmente en el caso del uso indebido de los antibióticos la mayor consecuencia es la resistencia de bacterias que se tornan inmunes a ciertos antibióticos, lo cual requiere un aumento de dosis. Esto es toda una problemática porque no sólo afecta la salud del paciente sino también afecta los servicios hospitalarios, ya que estos pacientes requieren mayor atención.

 

Referencias:

Soto Pérez de Celis, E. & Roa Nava, Y. (2004). Patrones de autoatención y automedicación entre la población estudiantil universitaria de la Ciudad de Puebla. Elementos: Ciencia y Cultura, 11(55), 43-51.

Unidad de Protección Civil. (1999). Los peligros de la automedicación.  Gaceta Universitaria. Universidad de Guadalajara. Recuperado de http://www.gaceta.udg.mx/Hemeroteca/paginas/124/9-124.pdf

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment