El desierto más joven del mundo

Compartir

El impacto del ser humano en la naturaleza cada vez es más notorio. Las épocas del año cada vez están menos marcadas y más extremistas, sin embargo la tecnología quizá resulte ser la respuesta a estos cambios tan drásticos.

Hoy en día, existe un sitio donde el cambio natural ha cambiado por la presencia humana, es conocido como el desierto más joven del mundo, ¡vaya nombre! ¿no crees?, hablo del Mar Aral. La consecuencia de este cambio se debe a que cuenta con un sistema totalmente cerrado, pues los cambios del nivel de agua han sido producto de la desviación o empleo excesivo de los ríos que desembocan en el. La consecuencia principal es el gran territorio marino que ha perdido en menos de 20 años y que cada vez más preocupa, ya no únicamente a su población aledaña sino al mundo. Al aumentar el aprovechamiento del agua para actividades humanas, se ven acompañadas de un escurrimiento de otros materiales en el caudal restante. Esto, como consecuencia, ha ido modificando la naturaleza del mar a una velocidad asombrosa, pues finalmente no debe ignorarse que se trata de la desaparición de un mar, a una velocidad sombrosa. Se puede comparar con el periodo de una vida promedio de un ser humano, con la gigantesca escala temporal que tiene nuestro planeta.

El Mar Aral, está situado en Asia Central, localizado entre las localidades de Kazajisán y Uzbekistán, antiguamente categorizado como uno de los lagos más grandes del mundo, que después pasó a ser considerado un mar interior tras haber analizado las propiedades saladas de sus aguas.

Resultado de imagen para Mar Aral

Si bien, es un mar que no ha desaparecido por completo, es indudable que al menos su bastedad si ha ido cambiando al menos durante la última década, reduciendo más de la mitad de su territorio y con ello afectando no sólo al ser humano sino que la fauna y flora marina hoy en día son casi inexistentes. La acción que más influyó en su transformación, fue durante los años 60’s, cuando el proyecto que impulsó la Unión Soviética, instalo una red para desviar el agua de dos ríos (Syr Darya y Amu Darya), los cuales eran los principales que alimentaban el lago, todo con el fin de rociar millones de hectáreas dedicadas a la producción en masa de cultivos, que servirían para alimentar a los militares o participantes de futuras guerrillas.

Los efectos principales en las zonas aledañas, se enlistan en enfermedades venéreas y crónicas, como el cáncer esofágico, tuberculosis y en su mayoría respiratorias pues las consecuencias de la degradación del suelo, tiene como consecuencia las constantes tormentas de sal y polvo, que además contienen residuos de los pesticidas que ha emplean en los cultivos río arriba de los causes que aún desembocan en el mar, pero como te estarás imaginando, las pocas aguas que desembocan aún son aguas peligrosamente contaminadas, entonces se puede pensar que efectivamente, se está alimentando un sitio con residuos tóxicos.

Resultado de imagen para Mar Aral

Otra de las consecuencias directas al ser humano, es el aumento de la temperatura térmica, pues el territorio que ocupaba el fluido acuífero, conformaba un pequeño oasis en mitad de tierra seca (el territorio de ambas localidades que se mencionaron antes),  y que ahora es paradójicamente más peligroso que el propio territorio desértico, debido a la alta toxicidad que hoy en día ya es irreversible. La disminución de la calidad de vida, también es un problema, pues la población (aledaña a la zona) que antes se dedicaba a la agricultura o la pesca ahora se ven obligados a buscar otra manera de subsistir.

La gravedad de la situación, ha generado por supuesto propuestas para evitar así la extinción continua del mar, pues entre las más aceptadas es la restauración de los canales de irrigación, o el equilibrio del uso del recurso con el ser humano, por lo que la ingeniería se ha estado enfocando en la creación de canales artificiales para alimentar así el mar.

Finalmente la desaparición del Mar Aral es considerado uno de los desastres naturales y ecológicos más grandes de la historia, pues no sólo ha repercutido en la historia del ser humano, o en la vida de estos, sino que ha dejado una huella gigantesca de lo que podría convertirse el planeta tierra si no se adoptan otra clase de energías que puedan sustentarse sin afectar al medio ambiente, es de suma importancia que el ser humano comience a tener una conciencia natural, pues no se nos tiene que olvidar que el planeta Tierra es nuestro hogar, mucho más importante que cualquier interés económico.

Be first to comment