#Cinrecomendación: La pianista

Compartir

La pianista es una película es un thriller psicológico de 2001, basada en el libro de Elfriede Jelinek y dirigida por  Michael Haneke. En esta cinta se describe la historia de Erika Kohut, una profesora de piano en el Conservatorio de Música de Vienna.

Erika es un tanto peculiar; se trata de una mujer de 40 años, soltera y que aún vive con su madre. Esto da pie para comprender ciertas conductas y actitudes que ella posee. A primera vista podría parecer una mujer reservada, tal vez dura consigo misma que no caería en aspectos banales como la mayoría. Sin embargo poco a poco nos vamos adentrando en que ella ha vivido una gran represión sexual.

Dicha represión surge en gran medida en la sobreprotección y vigilancia extrema de su madre. Así mismo, (aunque no se hace tanta referencia) al proceso de tener a su padre en el asilo psiquiátrico. Erika representa una vida rígida, donde las limitaciones son superiores a la libertad de actuar.

Del amor al odio: represión sexual

A partir de esa represión y su relación de amor-odio con su madre, Erika va liberándose a través de prácticas sexuales fetichistas. Por supuesto todas estas acciones suelen ser inmorales para sus ojos, sin embargo tiene la necesidad de realizarlas.

En la cinta se muestra cómo visita con regularidad estas cabinas (propias de Europa), donde se exhibe pornografía. Su visita la realiza cubriendo su rostro; ingresa para ver el contenido y olfatear pañuelos de las personas que frecuentan el sitio.

Sin embargo existe un pequeño conflicto: Erika conoce a Walter Klemmer. Walter es un simpático joven y promesa en la música, quien pronto se enamora de Erika. Este muchacho busca ingresar a la clase de Erika; por lo que realiza su examen y es aceptado. Así que de alguna forma esto logra causar incomodidad en la pianista.

Posterior al examen Erika regresa a casa un poco sorprendida, pero sin cambiar su fuerte semblante. Una vez en su baño se dispone a sacar una pequeña navaja de su bolso, se sienta sobre la tina y empieza a cortarse la entrepierna.

Por su parte Walter imagina la forma de tener más contacto con su maestra y busca cualquier forma para complacerla. Poco a poco ambos van intimando, aunque en cada avance parece haber un retroceso. Sobretodo porque Walter se da cuenta que detrás de la fachada de seriedad se encuentran una serie de peculiares preferencias.

¿Lidiando con la ansiedad?

Por otro lado también nos encontramos con el personaje de Anna, quien es alumna de Erika. Anna es una joven que también ha crecido en un ambiente exigente, lo que ha aumentado sus niveles de ansiedad. A pesar de sus esfuerzos y la presión de la madre de Anna, nada es suficiente, ni lo será…

Todo surge después de Erika presenciará como conversaban Anna y Walter, así que antes de su presentación, tomó su abrigo y rompió un vaso dentro del bolsillo. De tal forma que Anna al meter su mano se cortó con los cristales, ocasionándole gran cantidad de sangre y la pérdida de sus “sueños”.

Sin duda esta película refleja una parte de la personalidad que para muchos resulta un misterio; así mismo explora la sexualidad femenina y sus represiones de una manera peculiar, acompañada de buena música y fotografía increíble.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment