Una pasión por la robótica

Compartir

Las ramas científicas son tan amplias y abarcan tantos campos como para poder ser descritas. Buscan, eso sí, respuestas lógicas, cerradas a incógnitas que surgen en la humanidad. Prueba de ello son los grandes físicos, químicos, biólogos o matemáticos que llegan década tras década, que ponen todo su esfuerzo en entregar un resultado nunca antes visto, que desentrañe algunas preguntas de la vida cotidiana.

La robótica junta varias ramas de la ciencia. La física, por ejemplo, para conocer hacia donde debe moverse tal maquinaria y de qué modo; la electrónica, para que los circuitos funcionen a la perfección y no haya fallos en el proceso; la mecánica, para que los dispositivos implementados respondan a las necesidades anterior dichas. Es, en pocas palabras, un campo vasto, lleno de conexiones con otras ciencias y que poco a poco crece, se expande a más personas.

Brenda García y Monserrat Aquino se volvieron consciente de ello hace tiempo. Estudiantes de la Preparatoria Enrique Cabrera extensión Tecamachalco, ambas chicas han dedicado su tiempo y esfuerzo al área de la robótica, donde se les ha reconocido, a través de distintos medios, los proyectos que elaboraron.

Las alumnas, desde antes de ingresar a la preparatoria, tenían en claro el camino que querían tomar. A ambas les interesaba la ciencia, esas ramas más exactas, con respuestas concretas en su haber. Brenda sabía, finalizada la secundaria, que su deseo era entrar a la Preparatoria Enrique Cabrera. Al contrario, Monse estaba indecisa. Prefería ir por otro rumbo. No obstante, se quedó, y tiempo después de su ingreso, entró al taller de robótica, en la preparatoria, que impartían los hermanos Tenorio, profesores de la institución, y donde, tiempo después, trabajaría con Brenda.

Su estancia en el taller les ayudó no sólo a enfocarse en esa pasión que tienen por la robótica, sino también a conocer los problemas sociales de su entorno. Se sabe que Tecamachalco es una zona invadida por la inseguridad y los asaltos a mano armada, algo que en un principio impedía que las muchachas asistieran al taller con cierta frecuencia pero que, con el pasar del tiempo, se volvió un tema de introspección para ambas, y que ahora buscan aportar algo a su resolución. Hay chicos a los que sus papás no les dan permiso de ir a las sesiones del taller, comentaron, lo que nos entristece pues puede haber algo increíble en ellos.

A la par de sus estudios, Brenda y Monse se enfocaron en elaborar proyectos robóticos que tenían como objetivo concursar en varios eventos alrededor de México. En muchos, como detalló Brenda, perdieron o no ganaban el ansiado primer lugar. No fue sino hasta hace poco que las dos decidieron asistir a una feria llevada a cabo en Tlaxcala que ganaron un reconocimiento. Ese día ni siquiera teníamos planeado ir, dijo Brenda. [Monse] se enfermó un día antes, se intoxicó. Su mamá [de Brenda] me llevó cajas de leche un día antes para que me mejorara, dijo Monse.

Resultado de imagen para monserrat aquino brenda garcia preparatoria enrique cabrera

El mero día, para la sorpresa de todos, se llevaron el primer lugar. Por primera vez habían ganado ese puesto tan deseado por ellas, lo que las impulsó a seguir en este camino de la ciencia. A modo de recompensa, la organización involucrada les concedió un viaje a Colombia, el cual estarán efectuando próximamente.

Más allá de este reconocimiento, las chicas han participado en varias conferencias y talleres de emprendedurismo, lugar en el que quieren explotar su talento al máximo en un futuro. Por el momento, ellas desean continuar en este camino de la ciencia, donde conciben desde ya proyectos a futuro, una vida dedicada en su totalidad al campo científico.

 

Me gusta mucho Kendrick Lamar. :)

Be first to comment