Tezcatlipoca: la deidad multifacética

Compartir

Este ente denota descomunales singularidades, naturalezas, características. Al conocer cada una de ellas, parece que nos acercamos a su esencia, sin embargo, las mismas nos alejan de la idea y, así, la deducción aparece: Tezcatlipoca es un personaje inconmensurable, particular; es un ser complejo, difícil, múltiple. A continuación, se presentan algunos atributos, no todos, que lo distinguen.

A raíz de lo anterior, un distintivo enlaza al dios con el firmamento, pero, en este caso, de una manera nocturna; por tal motivo, el mismo, se encuentra vinculado con la luna y las divinidades estelares.

Él es análogo a Huitzilopochtli, aunque, es opuesto al anterior. Huitzilopochtli, por una parte, se encarga del lado Sur, del cielo azul, de mañana, de mediodía y tarde. Tezcatlipoca asume el Norte y la bóveda celeste de noche.

Otra de sus cualidades: los abundantes nombres con los que se le reconoce. Algunos son:

-Icnoacatzintli: El bondadoso, el piadoso.

-Ilhuicahua Tlalticpaque: Dueño del cielo y la tierra.

-Ipalnemoani: Por quien todos existen.

-Iztlacoliuhqui(1): Amo de lo gélido, de lo helado.

-Moyocoani/Moyocoyani: El que se origina a sí mismo.

-Nezahualpilli: Príncipe que se abstiene, que ayuna.

-Ome ácatl, designación calendárica: El que encabeza los festines.

-Telpochtli: El individuo perpetuamente juvenil.

-Teimatini/Tlamatini: El conocedor, el “erudito”.

-Teyocoyani: El que engendra a las personas.

-Yaótl: “Abogado” de los combatientes, el antagonista. Claramente conectado con Huitzilopochtli.

Asimismo, algunas peculiaridades:

-Asociado con las culpas, las faltas; el infortunio, las desgracias.

-Deidad generadora del mundo; por tal razón, Tezcatlipoca tiene dos espejos humeantes, uno se ubica en su sien, el otro, en donde estaba su pie, el cual fue arrebatado por Cipactli: el monstruo de la tierra.

Cipactli

-Dios del “destino”. Sencillamente se situaba en todos los sitios, de igual forma, comprendía perfectamente las cuestiones humanas.

-El cabello del mismo es arreglado a manera de tzotzocolli(2) y cuenta con un aztaxelli(3), un chimalli(4), un átlatl(5) y tlacochtli(6). Los mencionados lo definen como un auténtico guerrero.

-En el mes Teotleco, cuando las divinidades regresan, él arriba prontamente al festejo. Aprisiona a Xochiquetzal(7), consorte de Tláloc.

-Es un jaguar, núcleo, corazón del monte, Tepeyolohtli es su atuendo.

-Este Señor era venerado en Tenochtitlan, en diversos territorios de México, y de un modo particular en Texcoco.

-Gobierna en la morada donde se encuentran los muchachos plebeyos y solteros destinados a las batallas: el tepochcalli; mientras, Quetzalcóatl rige en el calmécac, lugar al cual acuden los chicos de la nobleza; del mismo, surgen los sacerdotes, reyes, jueces y jefes superiores del ejército.

-La figura que lo representa es el Técpatl o Iztli(8).

-“Padrino” de los príncipes.

-Posee un color negro; pese a lo anterior, su cara presenta tonalidades amarillas y negras a modo de líneas horizontales. Estas rayas, nombradas ixtlán tlatlaan, también las disponen los demás Tezcatlipocas, de acuerdo al rumbo. Por ejemplo, para Xipe, amarillo y rojo y para Huitzilopochtli, amarillo y azul.

-Productor del fuego, no obstante, lo mencionado se le asigna a Xiuhtecuhtli(9) o Huehuetéotl(10) o Ixcozauhqui(11).

-Protector de los brujos, de los ladrones.

-Relacionado con la crueldad, el ocaso de la vida, la devastación.

-Su calificativo expresa espejo que humea. La figura que poseían estos pueblos estaba teñida con tezcapoctli(12).

Como observamos, los rasgos no se terminan. Cada uno nos enlaza con otro y así consecutivamente. Tezcatlipoca conserva muchos secretos y muy difícilmente los revelará. Para finalizar, las palabras de Heyden (n.d.) recapitulan lo tratado en el texto:

“Sea como sea, Tezcatlipoca ha dejado su huella en la mitología y la religión del antiguo México, como símbolo del poder, del amor y el odio, de la reverencia y el temor, de la fuerza sobrenatural que vigila, premia, y castiga las acciones de los hombres en todo momento” (p.92).


(1) Iztlacoliuhqui: Cuchillo curvo de pedernal.

(2) Tzotzocolli: Peinado, el cual es cortado a 2 alturas distintas.

(3) Aztaxelli: Ornamento que contiene plumas de garza.

(4) Chimalli: Un escudo.

(5) Átlatl: Un lanzadardos.

(6) Tlacochtli: Dardos.

(7) Xochiquetzal: Diosa del amor y las flores.

(8) Técpatl , Iztli: Cuchillo de pedernal u obsidiana.

(9) Xiuhtecuhtli: Señor del año.

(10) Huehuetéotl: Dios viejo.

(11) Ixcozauhqui: El cariamarillo.

(12) Tezcapoctli: Una especie de tizne con un tipo de reverberación. Humo resplandeciente, brillante.

Referencias

Caso, A. (1971). El pueblo del sol. Ciudad de México, México: Fondo de Cultura Económica.

Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana. (n.d.). Tlamatini. Recuperado de: http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/termino.php?l=1&t=tlamatini

Heyden, D. (n.d.). Tezcatlipoca en el mundo náhuatl. Recuperado de: http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/revistas/nahuatl/pdf/ecn19/304.pdf

Be first to comment