#RecomiendoLeer Palinuro de México

Compartir

Palinuro de México es una especie de collage de la ciudad de México y del país mismo a través de la mirada  de Palinuro, el protagonista de esta historia. Fernando del Paso publica en 1977 esta novela, la segunda bajo su firma que relata en gran medida parte de la vida del propio escritor, lo que fue y lo que quiso ser.

Palinuro es un estudiante de Medicina que vive en el centro histórico de la CDMX, específicamente en Plaza de Santo Domingo, con su novia Estefanía; sin embargo esta relación es un tanto particular, ya que su novia también es su prima.

“Para envidia de nuestros amigos y enemigos, hacíamos el amor ilimitadamente, magistralmente, legendariamente. Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente. Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente. Para alegría de los psiquiatras, hacíamos el amor sintomáticamente. Y, sobre todo, hacíamos el amor físicamente. También lo hicimos de pie y cantando, de rodillas y rezando, acostados y soñando. Y sobre todo, y por simple razón de que yo lo quería así y ella también, hacíamos el amor voluntariamente. 

Esto no debe dejarnos creer que se trata de una novela color de rosa o sobre amor, como antes mencionamos se trata más bien de un collage que también recoge parte del espíritu revolucionario juvenil propio de los años sesenta.

Palinuro es un joven común, que se verá marcado por las cicatrices compartidas de la memoria nacional, tal es el caso de la matanza de Tlatelolco, el 2 de Octubre de 1968. Este momento histórico es la pieza angular para constituir gran parte de la sensibilidad y activismo que Palinuro deja en nosotros. De ahí que sea un tanto complejo encontrarle una trama o una forma fácil de lectura, no la tiene.

Es una novela que se aboca también a  esa búsqueda de identidad de otra forma bastante común: por medio de los estudios universitarios, lo que propicia una conexión entre el lector y Palinuro independientemente de si se estudia o no se ha estudiado medicina.

“La ciencia de la medicina fue un fantasma que habitó, toda la vida, en el corazón de Palinuro. A veces era un fantasma triste que arrastraba por los hospitales de la tierra una cauda de riñones flotantes y corpiños de acero. A veces era un fantasma sabio que se le aparecía en sueños para ofrecerle, como Atenea a Esculapio, dos redomas llenas de sangre: con una de ellas, podía resucitar a sus muertos queridos; con la otra, podía destruirlos y destruirse a sí mismo.”

Probablemente para algunos la medicina y este actuar revolucionario no tenga cabida sobre un mismo personaje, sin embargo se vuelve en una sinergia que permite despertar del trauma estudiantil.

Las metáforas medicas no solo logran un efecto enriquecedor  al hablar del romance entre Palinuro y Estefania, sino también configuran un despertar con el objetivo de romper el ciclo de violencia hacia los estudiantes, pero sobre todo a una totalidad llamada México.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment