#RecomiendoLeer: El llano en llamas

Compartir

Juan Rulfo fue un escritor, guionista y fotógrafo mexicano nacido el 16 de mayo de 1917; es considerado uno de los grandes escritores latinoamericanos del Siglo XX. Sus más grandes obras son El llano en llamas y Pedro Páramo.Juan Rulfo mezcla en sus obras la realidad con la fantasía para describir escenarios rurales post revolucionarios.  De ahí que hoy recomendemos El llano en llamas, obra publicada en 1953 que recopila  varios de sus cuentos editados en distintas revistas mexicanas.

Gran parte de las narraciones de este libro están descritas en primera y tercera persona; sus personajes viven en un constante estado mágico, sin embargo su presente se ve envuelto en la tragedia y nostalgia hacia el pasado.  Juan Rulfo logra retratar esa añoranza hacia la época revolucionaria y sobre todo el valor que tiene la tierra; cada narración resulta en un juego de palabras, donde pone en manifiesto al hombre como ser sin esperanzas y sin fuerza para luchar por esa tierra y por sí mismo, tal como se expresa en el cuento “Nos han dado la tierra”.

“Cae una gota de agua, grande, gorda, haciendo un agujero en la tierra y dejando una plasta como la de un salivazo. Cae sola. Nosotros esperamos a que sigan cayendo más y las buscamos con los ojos. Pero no hay ninguna más. No llueve. Ahora si se mira el cielo se ve a la nube aguacera corriéndose muy lejos, a toda prisa. El viento que viene del pueblo se le arrima empujándola contra las
sombras azules de los cerros. Y a la gota caída por equivocación se la come la tierra y la desaparece en su sed. ¿Quién diablos haría este llano tan grande? ¿Para qué sirve, eh?”

Misma falta de esperanza se evidencia en el cuento “Es que somos muy pobres”, donde  la vaca Serpentina se convierte en sinónimo de la esperanza que se ha ido. Rulfo a partir de las desgracias logra crear una imagen en torno a religión y fe que se profesa en México, donde plantea a un Dios en el que se mantiene la esperanza, pero en el cual no se encontrará salvación.

“Mi mamá no sabe por qué Dios la ha castigado tanto al darle unas hijas de ese modo, cuando en su familia, desde su abuela para acá, nunca ha habido gente mala. Todos fueron criados en el temor de Dios y eran muy obedientes y no le cometían irreverencias a nadie.”

Finalmente nos encontramos con el cuento “El llano en llamas”, el cual da nombre al libro.  En esta narración la lucha revolucionaria se hace presente entre los federales que son la gente de Petronilo Flores y el movimiento rebelde liderado por Pedro Zamora.

Desde la voz de Pichón, miembro del grupo rebelde, nos vemos detrás de las rejas, pero no por el hecho de ser participes con el grupo de Pedro Zamora, sino por haber robado  mujeres.  Pichón nos evidencia, ya que se manifiesta como reflejo del mexicano: un ser encerrado en la fatalidad y la resignación de una vida de enajenación.  “El llano en llamas” es una narración que nos hace saltar a la crítica sobre el sentido como mexicanos.

En definitiva los cuentos de Juan Rulfo muestran la soledad propia de México; se habla de la muerte en un sentido metafórico (pero también real), donde todo parecer estar detenido, los hombres, las cosas y sobretodo el tiempo. Hay un monólogo en toda la obra que deja claro el sentir mexicano postrevolucionario y que sirve en gran medida para comprender su posterior novela Pedro Páramo.

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment