¿Por qué debemos leer a los bebés?

Compartir

Alessa Pech, nuestra divulgadora invitada, nos cuenta acerca de la lectura y los bebés.

En México, el proceso de lecto-escritura comienza hacia los 5 o 6 años, cuando los niños inician la educación primaria y en algunos casos antes de terminar el preescolar, pero ¿cuál es la edad idónea para que los niños se acerquen a los libros?

Algunos padres piensan que sus hijos son muy pequeños para que comprendan el contenido de un libro, o quizá tienen la idea de que la escuela es la que debe marcar cuándo y qué leer. Incluso, hay padres que consideran poco importante hablar con sus bebés:  parece absurdo hablar con ellos si aún no entienden. Sin embargo, no debemos olvidar que los bebés se encuentran en una etapa muy importante y ¡sus capacidades se están desarrollando a toda velocidad!, la estimulación no puede quedar de lado.

Es en esta etapa cuando los infantes empiezan a estructurar su pensamiento, a través de todo lo que escuchan y observan, así como de la interacción con todos sus sentidos, pues van adquiriendo una idea del mundo que les rodea y de si mismos.

Sin embargo, el vocabulario que usamos al hablar es muy limitado, mientras que cuando leemos estamos en contacto con un vocabulario más variado, e ideas más estructuradas, y no sólo eso, al leer podemos encontrar fascinantes historias, pero ¿conocemos los beneficios de la lectura a temprana edad?

Beneficios de leer a los bebés.

Estudios recientes muestran que los niños que desde bebés fueron estimulados con lectura, tienen un mejor desarrollo de lenguaje e incluso hablan a una edad mas temprana, de manera mas fluida y con un mayor vocabulario en comparación a los niños que no contaron con esta estimulación.

Además de eso, la lectura propicia un ambiente de cercanía entre padres e hijos. Ese momento en el que tienes en tu regazo a tu bebé y dejas que tu imaginación te lleve por mundos insospechados, concentrándote sólo ese momento, como si el tiempo afuera se detuviera, es un momento maravilloso que dejará huellas en la vida de tu pequeño.

Este acercamiento, propiciará también que se despierte el interés por los libros. Si los niños imitan a sus padres, qué mejor hábito para imitar que la lectura. Pero no debes olvidar que es un bebé, y el libro en esta etapa será como un juguete, querrá tocarlo, observarlo y seguramente morderlo. También habrá momentos que este más dispuesto a escuchar una lectura y otros en los que prefiera silencio y debemos respetarlo.

Pero ¿Qué podemos leer a los bebés? Algunas recomendaciones.

Personalmente he practicado el hábito de la lectura con mi bebé, desde el día en que nació hasta hoy que ha cumplido 10 meses. Hemos leído innumerables historias, cuentos, fábulas, rimas y trabalenguas.

La rutina que llevamos mi bebé y yo consiste en que, después de su baño, tomamos un libro y, mientras come, los dos acostados en la cama, nos dejamos envolver por su contenido. Creo ya lo hemos hecho un habito, tanto que cuando mi hijo no escucha una lectura no está tranquilo. Y bueno, si salimos de viaje y no es posible llevar un libro, echamos mano de los libros ajenos o buscamos una bella historia en sitios de internet.

Un par de sitios que puedo recomendarte son:

Actualmente existen numerosos sitios en la red, donde podrás encontrar libros para niños de todas las edades, con una diversidad de temas…entonces, ¿qué esperas? Descarga uno de ellos y comienza la aventura de la lectura junto a tu bebé.

Quizá te sorprenda descubrir que tu bebé se interesa en los libros más de lo que imaginabas, que espera y disfruta el momento intimo de la lectura y probablemente te imite balbuceando.

Pero si tu consideras que lees poco, o no te gusta la lectura (por cierto, gracias por leerme y llegar hasta acá) o quizá sólo lees aquello que llama tu atención, pero no tienes un hábito de lectura, ¡no te preocupes! empieza a leer textos cortos con tu pequeño, verás como poco a poco ambos van disfrutando más y más la lectura extensa y descubriendo sus gustos al respecto.

Ahora, no olvides que también estas transmitiendo tus propias apreciaciones del hábito de la lectura: si tu lo haces con pesadez, como una obligación, tu hijo entenderá que leer no es bonito, si no más bien algo feo y difícil, que hay que hacer porque no queda de otra.

Por ello no olvides disfrutar de ese momento de lectura. Haz sonidos, gestos, usa muñecos o incluso te puedes disfrazar; gran parte del placer de tener un hijo es esa oportunidad que tienes de volver a disfrutar de las cosas que te gustaban cuando eras pequeño, de maravillarte con la felicidad que encuentran los infantes en lo simple.

¡A leer se ha dicho!

***************************

Alessa Pech Matamoros, mamá feliz, interesada en el desarrollo y estimulación de bebés; muy activa en enseñar valores y equidad a todos quienes viven la experiencia de ser sus alumnos. Docente apasionada, divulgadora de la ciencia.

Docente de la Licenciatura en Ciencias Políticas y la Licenciatura en Comunicación del Complejo Regional Sur de la BUAP.

**************************

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar, donde los participantes han empezado a desarrollar habilidades de escritura para compartir eso que sabemos o que nos gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Busca otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar.

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment