#MeWe México: Historias que transforman

Compartir

El escritor Eduardo Galeano aseveró alguna vez“El mundo no está hecho de átomos, el mundo está hecho de historias.”, porque son estas las que van construyendo lo que somos y nuestro mundo. Este proyecto llamado #MeWe  lo sabe completamente; se trata no sólo de un taller sino de toda una plataforma y metodología que busca dar voz para explorar y dar poder a las historias personales y de las comunidades alrededor del mundo.

#MeWe Internacional Inc  nace gracias a Mohsin Ud Din, fundador y CEO de esta organización que busca el empoderamiento de los jóvenes a través de sus propias historias (Storytelling). Mohsin narra que uno de los momentos más impactantes durante su vida fue estar presente durante el funeral de su tía y ver la reacción de enojo y rabia de su primo, quien se mantenía inerte ante la mirada de los demás.

A lo largo de su vida comprendió que las palabras tenían un gran impacto en la forma en que las propias personas se ven y accionan en sus comunidades, por lo que junto con sus conocimientos sobre la labor de las Naciones Unidas en las cuales ha colaborado, lo llevó a trabajar “Storytelling” con refugiados de Siria, quienes tenían mucho que contar y expresar después del impacto físico y psicológico de la guerra. Fue a través de las historias y experiencias compartidas que se dieron cuenta que no se trataba de una persona sino de un nosotros (De un Me a un We)Todo esto logró dejar claro en cada uno de ellos su potencial como agentes de cambio (changemakers) y dio la vuelta al mundo a través de #MeWeSyria.

De ahí que #MeWe, Ashioka Youth Adventure y la Embajada de los Estados Unidos buscaran implementar un programa similar: #MeWeMexico. Durante 4 días en la Ciudad de México se reunieron diferentes jóvenes líderes del país con el fin de trabajar sobre esta metodología narrativa (Storytelling) y desarrollar un cambio positivo en sus comunidades.

Para la mayoría podría carecer de sentido el hecho de narrar una historia, pero detrás de la narrativa se encuentran cambios positivos en la mente y nuestro cuerpo, que repercuten en la transformación de comunidades. Generalmente las personas viven una desconexión entre la mente, el corazón y la respiración, lo que trae como consecuencias un constante estrés, ansiedad y disociación en el presente.

El hecho de escribir y narrar permite y reta a nuestro cerebro a ser más empático, tomar en cuenta diversas necesidades comunicativas y colaborar con los otros, fomentando el autoconocimiento y la resiliencia; tal como sucedió con gran parte de la población poblana después del sismo del 19 de Septiembre.

Fueron días de arduo trabajo que dieron una perspectiva diferente de la labor que cada de uno de estos jóvenes impulsa en sus comunidades. Cada uno de los participantes tuvo oportunidad de compartir su historia, poniendo ante todo la pasión del porqué su causa es importante. Sin duda fue un proceso catártico y de aprendizaje total que será compartido en más comunidades con el fin de lograr más agentes de cambio.

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment