Leer en los tiempos de Internet

Compartir

La globalización nos trajo la maravilla del lnternet o ¿fue al revés?, más bien se trató de un proceso un tanto recíproco que vino a modificar nuestros hábitos de consumo y de estilos de vida. Hubo un punto en el que Internet era una moda que todo el mundo quería intentar, sin embargo hoy hemos adquirido mayor consciencia sobre la herramienta que representa en diversos aspectos de nuestras vidas, uno de ellos la lectura.

Hoy más del 93 % de los contenidos  en el mundo están en formato digital, lo cual ha detonado la llamada lectura electrónica, e-reading o ciberlectura, pero comencemos desde la adquisición del material por leer, puesto que tenemos una gran variedad de formas para acercarnos a la lectura desde librerías que han planteado su comercio en línea hasta las bibliotecas electrónicas, virtuales y digitales.

Las bibliotecas electrónicas son una especie de híbrido mezclan lo convencional del papel con los recursos electrónicos, mientras que las bibliotecas virtuales alcanzan una mayor área geográfica y cuentan con  e-books o libros electrónico, es decir  se ha digitalizado la información que antes era papel; y finalmente las bibliotecas digitales que si bien no hay límites claros que la diferencien de las anteriores, se trata de un espacio en Internet donde todo se maneja en un lenguaje digital.

Esta hiperconectividad con la información nos brinda posibilidades infinitas, donde podemos leer, releer, estructurar y desestructurar contenidos para crear otros e incluso modificar los originales o reescribirlos,un ejemplo muy común son las personas que ayudaron a otras a traducir un libro o texto con el fin de tener mayor alcance.

Sin embargo esto también implica una desventaja ya que la ciberlectura requiere  otro tipo de habilidades y estrategias para no ahogarse entre un mar de información, así como realmente encontrar la información real o una buena traducción de algún libro en otro idioma. Además de que esto ha propiciado mayor presencia de plagio por parte de estudiantes universitarios, lo cual es difícil de vigilar debido a la producción en masa de los contenidos.

Sobre esta misma línea de diversidad de contenidos se ha establecido el concepto multialfabetización con el fin de abarcar nuevos retos y necesidades, pues los textos digitales no suelen manejar una linealidad en durante su uso, si bien un con un libro de papel puedes saltar hojas, los e-book tienen esa versatilidad de ir a tal página sin mover tanto o incluso buscar una palabra específica o cierta idea.

Estos fenómenos ha sido estudiados por bibliotecólogos, lingüistas, neurólogos y sociólogos y los resultados han indicado que nos estamos convirtiendo en un Homo videns, es decir, vamos en busca de más imágenes reduciendo la representación simbólica de las palabras y por tanto nuestra comprensión se ve un tanto limitada.

La comprensión de los textos va relacionada (como seguro ya sabes) con el hecho de que sea de papel o no. Nuestro cerebro codifica de forma diferente cuando se trata de un libro de papel, a diferencia de un e-book,se produce un mayor establecimiento de conexiones neuronales que resultan en el adecuado.

No obstante no debe verse a la lectura electrónica como un enemigo, más bien como un aliado al fomento de la lectura, ya que este representa sin duda el mayor reto en nuestro país. Así mismo debe de valorarse más la lectura recreativa como elemento clave en la formación de las personas, ya que sin este primer paso será más complejo la creación de hábitos de lectura a nivel universitario.

 

 

Referencias:

Domínguez Pérez, D., & Pérez Rul, M. (2009). Internet y el hábito de la lectura en los universitarios.Innovación Educativa, (49), 11-17.

Cárdenas Guzmán, G. (2018). Los retos de la lectura en la era del internet. ¿Cómo ves? Revista UNAM. Recuperado de http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/233/los-retos-de-la-lectura-en-la-era-de-internet

http://www.redalyc.org/pdf/1794/179414968003.pdf

http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/233/los-retos-de-la-lectura-en-la-era-de-internet

Sánchez Díaz, M., & Vega Valdés, J.C. (2002). Bibliotecas electrónicas, digitales y virtuales: tres entidades por definir. ACIMED10(6), 9-10. Recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352002000600005&lng=es&tlng=es.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment