La neurociencia del Dejá Vu

Compartir

El término dejá vu tiene su origen en la lengua francesa, cuya traducción es “ya visto”, lo cual describe completamente este fenómeno donde vivimos una especie de familiaridad con algún lugar o situación, dejándonos la sensación de haber vivido ya ese momento. ¿Pero realmente lo vivimos?

En primer lugar debemos de partir del hecho de que poseemos una Memoria a Corto Plazo (MCP), también conocida como memoria de trabajo(MT) que se encarga de procesar la información y almacenarla de forma momentánea para su uso, si tiene un significado o implica más funcionalidades es trasladada a la  Memoria a Largo Plazo (MLP).

En la MLP se va recolectando información que se organiza hacia niveles superiores llamados recuerdos,  estos no solo se tratan de la experiencia vivida, sino que un recuero implica la modificación de algún tipo que dista, ser de la restitución simple de un momento.

Para que nosotros recuperemos esa información almacenada en nuestra memoria se dan dos procesos muy diferentes, por un lado el reconocimiento, que implica el recuerdo sensorial o perceptivo de los estímulos ya experimentados, y por el otro la rememorización la cual se trata de una búsqueda activa en los almacenes de la memoria de tal manera que se recupera algo aprendido sin necesidad de estímulos actuales.

Es en este punto cuando entra el concepto de Dejá vu. En 1886 el psiquiatra alemán Emil Kraepelin describió varios errores de la memoria como «paramnesias». El tipo de error más común descrito por el psiquiatra es  tomar como genuinas o reales experiencias que hemos fantaseado o soñado y no han sido guardadas en la MLP. Otra variedad suele presentarse  cuando conocemos a alguien por primera vez, pero  tenemos la sensación de haberlo conocido antes.

Finalmente Kraepelin describió el caso en el cual no sólo un objeto, sino toda una situación o experiencia  es considerada duplicación de una anterior, este fenómeno lo conocemos como déjà vu y  ocurre en personas normales, sin embargo es preciso que señalar que se presenta frecuente en personas con epilepsia del lóbulo temporal.

¿Íncreible, no? ¿Y tú has tenido un Dejá Vu?

Referencia:

Díaz, J. (2009). Persona, mente y memoria. Salud Mental, 32 (6), 513-526.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment