El Valor del Trabajo

Compartir

Todos los primeros de Mayo se hace un llamado para reconocer los derechos de los trabajadores; si bien el trabajo ha acompañado al hombre desde tiempo atrás, este día surge en el Siglo XIX. Durante este periodo el impulso y la evolución de la industria manufacturera, hizo surgir “la clase obrera”, aquellas personas empleadas por otros, bajo las condiciones de otros. Esto último causó malestar entre los trabajadores, debido a que no había algo bien definido; no se respetaban horarios o salarios, las condiciones laborales eran deplorables y el respeto por sus derechos era casi nulo.

Todo esto propicio que los trabajadores comenzarán a reunirse para pedir la disminución de la jornada laboral, de ahí que en 1880 quedó conformada la federación de organizaciones de sindicatos (Federation of Organized Trades and Labor Unions), y cuatro años más tarde se aprobó una resolución para establecer a partir del primero de mayo de 1886, mediante la Huelga General en todo Estados Unidos, las ocho horas de trabajo.

Ese 1º de Mayo la paralización de los centros de trabajo se generalizó. La huelga paralizó cerca de 12.000 fábricas a través de los EEUU. En  Nueva York los trabajadores marcharon exigiendo sus derechos y se tomaron el día libre para tener un picnic con sus familias, sin embargo en Chicago la situación fue un tanto diferente; salieron a las calles 30.000 obreros, aunque empresas como en la fábrica de materiales de Mc Cormick y alguna otra se dieron a la tarea de contratar esquiroles. Posteriormente el día 2 se realizó un mitin de los obreros despedidos de Mc Cormick para protestar por los 1.200 despidos y los brutales atropellos policiales.

Fue en este punto cuando llegó la policía para controlar el disturbio, teniendo como resultado 6 muertos y gran cantidad de heridos en lo que aún acababa de comenzar y después sería conocido como los Mártires de Chicago.

Durante este movimiento social y por supuesto los vividos en México durante las Huelgas de Cananea y Río Blanco, se hacía evidente el reconocimiento al valor real del trabajo que era realizado. Dicho valor tenía no sólo que ver con las horas invertidas en el lugar de trabajo o los conocimientos teóricos y prácticos de los trabajadores, implicaba también voltear al tiempo destinado a las familias las cuales no veían lo suficiente en muchos de los casos, dejar de lado la deshumanización de los trabajadores y reconocerlos como trabajador y ciudadano con derechos.

Así mismo este valor que se ve implicado en el trabajo esta relacionado en gran medida con las creencias, la adaptación las interacciones y demás factores interrelacionados que son parte del día a día de los trabajadores para hacer posible los resultados esperados por las organización.

Si bien las condiciones actuales requieren de un cambio constante en los trabajadores es importante no dejar de lado establecer un valor al trabajo de aquella persona que esta laborando, es imprescindible que no sólo se cumplan las expectativas marcadas por los derechos humanos sino que el trabajo aporte valor al ser humano y viceversa.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment