De monstruos y metal: Murday, Deathdealers, Entes y Never Say Macbeth en Puebla

Compartir

 

El metal es un género bastante interesante, transmite una gran cantidad de energía, emociones y sentimientos por medio de ritmos trepidantes, guitarras distorsionadas y voces potentes, las cuales se encuentran a la altura de tan poderoso conjunto. Sin embargo, son estas mismas características (que lo vuelven el género favorito de muchos) por las cuales una gran parte de la población huyen de él, tomándolo sólo como ruido (debido a los altos niveles de volumen que manejan), o porque lo consideran demasiado pesado o agresivo para ellos por el que se alejan lo más posible (o en algunos casos satanizándolo o generalizando y propagando una mala imagen de el).

En lo personal resulta uno de mis géneros favoritos, debido a que estos elementos que ya mencioné me atraparon desde hace tiempo.  Cada vez que lo escucho  tanto los ritmos, los riffs, la energía y en general el show por parte de las bandas me hacen recordar que son únicos y te hace experimentar una gran cantidad de emociones, energía, adrenalina y provoca en ti una catársis que se refleja en el conocido Slam. Cuando me llegó la invitación para el evento y comencé a escuchar a las bandas no pude evitar emocionarme y recordar aquellos días de antaño en que me la pasaba todo el día escuchando ese estilo, vistiendo de negro, agitando la cabeza y haciendo la mano cornuda mientras la música sonaba a todo volumen.

Era el viernes 18 de mayo de 2018, la ciudad se encontraba como siempre en constante movimiento, la noche apenas comenzaba a caer, la gente caminaba de un lado a otro, algunas buscando llegar a casa para descansar, otros buscando un lugar donde buen entretenimiento poder encontrar. La Despachería abría sus puertas a un particular grupo de bandas, que combinando varios subgéneros del metal estaban decididos a destrozar el lugar.

Cerca de diez treinta de la noche, los amplificadores se encendieron, las distorsiones potenciaban las guitarras y una voz femenina y melódica impactaba a todos en el lugar. Originarios de Puebla y representando el talento local llegaban Never Say Macbeth, banda que combina distintos géneros como el post-hardcore, el metalcore y un poco de pop punk; , el ritmo era potente, la combinación de bajo y batería creaba una increíble base que era adornada por los riffs pesados y enérgicos, guiados a su vez por una voz que recuerda al estilo de bandas como Nightwish. La última canción (llamada Life) comenzaba con una intro acústica, que daba paso a un potente riff y un breakdown que puso a todos a agitar la cabeza.

Eran las once y cuarto de la noche cuando un sonido pesado y potente se hacia presente en el escenario, con tan solo tres elementos la banda hacía temblar el escenario. Dethdealer$ llegaba directo desde la CDMX con un sonido interesante, el cual combina varios estilos como el Djent, con el Groove metal y partes lelnas de breakdown que te ponían a agitar la cabeza.

Las canciones son intensas, potentes y muestran todo el espíritu del metal, en todo momento del show la energía era notable. Con Machete de odio era imposible no mover la cabeza, los riffs fuertes, ritmos bien marcados que fácilmente prendieron al público. Sin dar tiempo de descansar comenzaba Mi mente, comenzando con un riff bastante distorsionado, el cual le agrega un notable groove, el ritmo era más tranquilo y un poco más calmado que las demás, sin perder por eso intensidad.

Antes de que nos diéramos cuenta el show llegaba a su fin y la banda se despedía con Black Mirror, tema que comienza con un estilo rap en la voz, la cual es apoyada por una base rítmica de bajo y batería bastante marcada, la guitarra combinando varias técnicas adornaba la melodía y el resultado final era simplemente demoledor.

La media noche había llegado, la ciudad se encontraba calmada pero pronto sería tomada por las criaturas de la oscuridad, de forma silenciosa el lugar se vio invadido por unos monstruos, seres temibles salidos de las pesadillas, los cuales tomaron los instrumentos, y mostrándose frente a todos se daban a conocer: Murday había llegado a la ciudad. Directo desde la CDMX esta banda de Horror Groove Metal combina varios géneros para dar un sonido pesado y poderoso que invita al descontrol y el slam.

El show comenzaba con  Renovation, tema que con un pegajoso riff de guitarra lleva a todos a una potente e intensa canción. Suppression Night mostraba un ritmo más marcado, un tanto más lento pero no por eso menos intenso, las canciones eran cortas pero potentes combinando introducciones de guitarra o bajo, seguidos por rápidos ritmos que eran potenciados por una poderosa voz. La noche finalizó con Horses, un tema “bastante equino” en palabras de la banda, el cual llevó la energía del lugar al límite.

Para cerrar la noche, cerca de una quince de la mañana llegaban Entes, una banda poblana con una interesante propuesta, la cual combina distintos estilos como el rock urbano, metal y retoma elementos prehispánicos, integrando todo esto no solo en su música, sino en la propuesta visual, un poco de performance y teatro se ve en sus shows. Al ritmo de temas como Metáfora animal, Escape y Órbita, la combinación de ritmos, energía, y emoción por parte de los integrantes rápidamente emocionan a todo el público.

De esta forma, las bandas independientes siguen llegando a la ciudad atraídos por un creciente público que apoya las nuevas propuestas, sin duda Puebla suena fuerte y pronto se hará escuchar.

 

Geek, bajista, meme andante, escritor ocasional. Timado en renovación.

Be first to comment