#CinRecomendación Un hombre serio, de Ethan y Joel Coen (2009)

Compartir

Los hermanos Ethan y Joel Coen son conocidos en la industria del entretenimiento por escribir y dirigir películas como Fargo (1996), O brother, where art thou? (2000), The man who wasn’t there (2001) entre otras obras multipremiadas. Tras ganar el Oscar a Mejor película y Mejor director en 2008 por No country for old men, en 2009 lanzan Un hombre serio; y según el consenso de críticos en Rotten Tomatoes, en esta película, los Coen “entregan lo que puede ser su más madura -si no es que su mejor- película hasta la fecha.”

La historia se sitúa en 1967 y sigue a Larry Gopnik (Michael Stuhlbarg), un ordinario docente de física, quien tras enfrentarse a múltiples situaciones desafortunadas, observa su vida desplomarse y busca en varios rabinos los motivos que tiene el Creador para hacerlo padecer tanto. Este profesor judío debe lidiar con su repentino divorcio, con su hijo rebelde los problemas de éste con un narcomenudista de la escuela, con su molesto vecino que construye en una parte de su propiedad, así como con múltiples cartas anónimas que impiden su seguridad laboral en la Universidad.

Lo cómico del filme radica en cómo nos podemos identificar con Larry: comprendemos a la perfección las pequeñas expresiones de pánico que hace al oír malas noticias; así como la confusión y desesperación que el protagonista imprime en sus ojos a lo largo de sus acercamientos dramáticos. Llega a ser risible porque nos hemos hallado a nosotros mismos en situaciones similares, y sabemos que estas situaciones escapan de nuestro control y poco podemos hacer contra ellas además de estos pequeños gestos de desagrado y resignación.

La música es uno de los elementos más importantes en esta obra, pues el score compuesto por Carter Burwell que cuenta esencialmente con sonidos de guitarra nos ofrece una sensación ineludible de que las cosas se están saliendo de control: se van cayendo poco a poco sin poder evitarlo. Por otro lado, la canción de Jefferson Airplane, Somebody to love, se vuelve el mantra personal de Larry, pues la letra sugiere que cuando todo anda mal, lo único que resta es amar a alguien. Tal como Larry busca refugio en el Creador a través de los rabinos.

Esta cinta es considerada por algunos críticos como una versión moderna de la historia bíblica de Job: profeta venerado en el judaísmo, cristianismo e islam. En este relato, Satán reta a Dios argumentando que Job sólo le es fiel porque recibe sus bendiciones y no porque en realidad lo ame. Así, Dios concede que Satán ponga a prueba al paciente Job, y Satán le causa múltiples desgracias, como el repudio de su mujer, la muerte de su ganado y la pobreza.

Ésta es la historia de gente común a la que le ocurren cosas comunes que pueden o no tener una razón. ¿Debemos esforzarnos en comprender las razones? Es una de las mayores incógnitas que plantea y filme y permite al espectador que responda por sí mismo.

 

Título: A serious man (2009)

Directores y escritores: Ethan Coen y Joel Coen.

Elenco:  Michael Stuhlbarg, Richard Kind, Fred Melamed y Sari Lennick

Director de fotografía: Roger Deakins

Música: Carter Burwell

 

Por las mañanas estudio Lingüística y Literatura Hispánica; por las noches le juego al cinéfilo y también salvo al mundo un tweet a la vez.

Be first to comment