#Cinrecomendación: Carne

Compartir

Carne narra una historia cruda entre un padre y su hija, él de oficio carnicero se dedica por completo a su establecimiento. donde venden carne de caballo, pero también se volca completamente al cuidado de su hija quien se ve imposibilitada de hablar.

La cintase desarrolla en unos suburbios parisinos y comienza con un texto un tanto interesante que será parteaguas para comprender lo que el director italo-argentino Gaspar Noé busca mostrar en la realización de este mediometraje de 40 minutos. Esta primera escena describe la puerta de un hotel, mientras en la pantalla aparece el siguiente diálogo:

-¿Tienes tu periodo?

-¿Por qué?

-Estas sangrando

-Es porque soy virgen, por favor ten cuidado

-Estoy limpio. Te amo ¿sabías?

-Sí lo sé, pero ¿Serás cuidadoso? 

Posterior a ello la escena se llena de sangre, tras hacernos parte de un matadero, donde podemos ver un caballo, elemento clave, que se desangra hasta su muerte y se convierte en la carne y cena de la  mujer del carnicero, quien esta embarazada pero encuentra desagradable ese corte, como si se tratara de un presagio del nacimiento de su bebé: una niña.

Una discusión entre la pareja confirma los nulos deseos de ser madre por parte de la mujer, quien abandona a la pequeña con su padre. A partir de ahí se describe una monotonía del carnicero durante su trabajo, pero también podemos ver como se va construyendo una atípica relación padre-hija. 

Gaspar Noé muestra esta paternidad con un toque de elementos eróticos; nuevamente se rescata al elemento del caballo a partir de un caballito fuera de una tienda donde  se da una sugerencia o imitación de los movimientos sexuales,mientras que por otro lado este padre aún continua bañando a su hija, quien ha dejado tiempo atrás de ser una niña al menos en un sentido físico. El trato del padre a la hija deja en claro una relación un tanto incestuosa, donde también se hace manifiesto esa incomprensión hacia la pérdida de su pequeña hija “Y en unos meses su cuerpo cambió, para mi fue extraño”.

Por su parte la hija se muestra inerte ante el mundo; existe una total despersonalización, no posee una apropiación ni de su cuerpo ni de su vida, sin embargo no muestra queja aparente de esto hasta que se percata de un particular dolor en su vientre. Esta transformación de niña a mujer le hace, sin darse cuenta, llegar al preámbulo de su menarquía: los dolores menstruales.

Gran parte de la cinta refleja  se muestran diversos referentes hacia la sangre, sin embargo este punto donde se da cuenta de sus dolores menstruales la lleva a tomar acción y salir en búsqueda de su padre para que le de una solución al problema.

Durante su camino se encuentra con un joven obrero que busca confortarla y comienza a besarla, siendo testigo de todo esto un hombre, el cual lleva a esta niña-mujer a la carnicería de su padre para que se entere de la situación. Ante esto el carnicero se percata de una mancha roja en su falda y sale corriendo, con cuchillo en mano, en busca del joven obrero.

Carne se convierte en una obra magistral por el reflejo de nuestras propias construcciones sociales, por un lado muestra la dicotomía vida-muerte que es representada de forma literal y sangriento dejando sobre la mesa esa transición de la carne y sangre y por otro lado porque explora nuestra sexualidad la cual se vuelve un punto de unión de la dicotomía misma.

La sangre se vuelve elemento clave en la cinta, ya que da un giro completo a la historia al darse esta confusión debido a la carga simbólica que se le da entorno a la virginidad, pero más importante aún se pone en manifiesto la importancia de la “pureza de la carne”, conceptos que al final del día nos construyen y determinan el papel que adquieren nuestros cuerpos: “nuestra carne”, durante nuestra sexualidad, es decir nos da vida o muerte a partir de nuestros propios simbolismos.

Si te interesa puedes verSeul contre Tous” continuación de esta obra.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment