Alfonsina Storni: sin máscaras

Compartir

Hablar de literatura de mujeres es un tanto complejo, puesto generalmente la literatura es un medio para adorar a las mujeres, adorar a las musas; fue hasta mucho tiempo después que las mujeres pudieron hacer su voz escuchar gracias a las letras, sin embargo en este trasgredir del espacio generalmente liderado por hombres, llegó un punto en que se encasilló a las mujeres en un tipo de escritura, además de la continua invisibilización.

La poesía de Alfonsina Storni (de igual forma el ensayo) se convierte en medio para adentrarnos en aquellas fisuras que se presentan en torno al papel de la escritora. Storni nació en Suiza el 22 de mayo de 1892, sin embargo desde muy pequeña vivió en Argentina por lo que su poesía y prosa periodística hace diáfano el panorama latinoamericano y sus problemas sociales.

 

Y negros, y amarillos y cobrizos, 
Y blancos y malayos y mestizos 

Se mirarán entonces bajo tierra 
Pidiéndose perdón por tanta guerra. 

De las manos tomados, la redonda 
Tierra, circundarán en una ronda. 

-Letanías de la tierra muerta

 

Por otro lado todas las vivencias que por ella pasan le dan el poder de hablar sobre su cuerpo o mejor dicho el cuerpo femenino muchas veces silenciado. En él interactúan los conflictos, el imaginario cultural, las leyes sociales y  la biopolítica del mismo. Alfonsina Storni lo deja claro el cuerpo femenino no solo se trata del cuerpo del deseo, sino también un cuerpo que desea; una especie de metáfora hacia la liberación

 

Ahora quiero amar algo lejano… 
Algún hombre divino 
Que sea como un ave por lo dulce, 
Que haya habido mujeres infinitas 
Y sepa de otras tierras, y florezca 
La palabra en sus labios, perfumada: 
Suerte de selva virgen bajo el viento… 

 

Esa liberación le permitió dejar atrás máscaras atadas a lo femenino (establecidos desde el punto de vista del otro); su moral no era la que la época hubiese querido, Alfonsina Storni logra salirse del molde pese a complacer temporalmente lo que se esperaba de la poesía femenina. Tal como sucede en Dolor, donde ella no se limita a expresar su emotividad, sino que la vive y dibuja, construyéndose a sí misma a partir de lo que pudiese padecer.

“Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera, 
como una romana, para concordar 
con las grandes olas, y las rocas muertas 
y las anchas playas que ciñen el mar. 

 (…)
Perder la mirada, distraídamente, 
perderla y que nunca la vuelva a encontrar: 
y, figura erguida, entre cielo y playa, 
sentirme el olvido perenne del mar.”

-Dolor

 

Así mismo explora una parte de la emotividad que suele no asociarse a las mujeres: lo trágico de la vida y su acercamiento a la muerte. Storni no solo se enfoca en este cliché de literatura rosa, sino que se puede saborear la desgracia de su pasado y vivir a partir de lo funesto hasta el día en que decidió suicidarse.

 

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas! 
¡Adiós mi alegría llena de bondad! 
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas, 
las cosas celestes que no vuelven más! …

-Adiós

 

Referencia

Zapata de Aston, A. (2014). De una sujeto femenina a una sujeto mujer-crítica. Pedagogías del cuerpo en languidez y ocre de Alfonsina Storni. Perífrasis. Revista de Literatura, Teoría y Crítica, 5 (10), 9-24.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment