Los inicios de la Biología en México

Compartir

Thomas Khun señala que la biología se perfila como ciencia hasta el momento en que posee verdaderos paradigmas. Estos paradigmas son: la teoría celular de Schleiden y Schwann (1836), la teoría de la homeostasis de Claude Bernard (1856 y 1878), la famosa teoría de la evolución de Darwin (1859) y la teoría de la herencia de Mendel (1866) y de Correns, Tschermack y De Vries (1900).

Pese a los conocimientos ancestrales sobre plantas medicinales o la interacción respetuosa con la biodiversidad, nuestro país no ha sido generador de dichos paradigmas que son pilares de dicha ciencia, por lo que resulta interesante conocer como ocurrió la introducción de la biología en México, puesto que este ha determinado como se han constituido las comunidades científicas y su producción de conocimiento.

La introducción de toda disciplina, concepto o  teoría implica la participación de otros componentes no precisamente relacionados con la ciencia como las situaciones histórica, política, económica, social, cultural del país. En el caso de México una vez alcanzada su Independencia se despierta en los círculos intelectuales una curiosidad por los pensamientos de la Revolución Francesa.

El interés por Francia recae en las ideas de grandes filósofos como Voltaire y Rousseau, sin embargo también en las ciencias surge un  cambio de paradigmas, por lo que  durante el gobierno de Valentín Gómez Farías, médico de profesión, se dio una reforma de la enseñanza de la medicina, creando en 1833 el “Establecimiento de Ciencias Médicas”, además de que se sustituyó el Colegio de Minería por el Establecimiento de Ciencias Físicas y Naturales.

Durante el siglo XIX la biología francesa toma presencia gracias a dos principales naturalistas en México que fueron Alfredo Dugès y Eugenio Dugès de origen francés, siendo el primero  corresponsal de la Société de Biologie de France.

Posteriormente en el gobierno de Juárez, la Escuela Nacional Preparatoria fue fundada por Gabino Barreda, discípulo de Augusto Comte, convirtiendo al positivismo la filosofía dominante en el círculo intelectual mexicano.

Para el Porfiriato se creo la Comisión Científica Mexicana (1883), a cargo de  Alfonso Herrera, que aprovechó el modelo de la Commission
scientifique du Mexique en beneficio del conocimiento de los recursos naturales de nuestro país. Particularmente durante este periodo se sufren un fenómeno muy sorprendente en las ciencias biológicas puesto que se comienza a aceptarse la teoría de la Evolución de Darwin.

Dicha teoría como sucedió en muchos países causó revuelo, sobre todo con las instituciones religiosas, no obstante en el caso de México se rechazó por carencia de un método científico, y posteriormente durante el Porfiriato su enseñanza generalmente se dio de forma incorrecta, aunque no fue el caso de Justo Sierra quien estaba empapado de la teoría de Darwin y lucha por su inclusión en la educación Méxicana.

La ciencia ha destruido la supuesta unidad de la familia humana, y haciendo retroceder nuestro origen más allá del mundo animal, hasta el vegetal, hasta las primeras manifestaciones de la fuerza vital en el planeta, ha formulado con Darwin y Wallace la ley grandiosa del transformismo.

No obstante, Alfonso L. Herrera es quien realmente tiene el papel protagonico de los inicios de la biología en México puesto que e establece en la Escuela Normal para profesores en 1902. Ante la carencia de un libro de texto para la misma escribió Nociones de Biología. Dicho libro se editó en 1904 surgido a partir de su propia curiosidad y calidad de investigación y que se convertiría en el primer libro de esta disciplina en México.

A partir de este momento se daría inicio a un sin fin de discusiones teóricas y prácticas, que derivarían en el análisis  las teorías propuestas , pero que también dejarían en claro la necesidad de crear y fomentar la investigación científica.

Referencia:

Ledesma Mateos, I. (2002). La introducción de los paradigmas de la biología en México y la obra de Alfonso L. Herrera.Historia Mexicana, LII (1), 201-240.

Moreno, R. (1984). La polémica del darwinismo en México. Siglo XIX.
Testimonios. Serie de Historia de la Ciencia y la Tecnología, 1.
México: Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment