La neurociencia de un beso

Compartir

El 13 de abril de cada año se celebra el día Internacional del beso, esta fecha surgió gracias al beso más largo de la historia, que duró 58 horas y que fue protagonizado por una pareja tailandesa durante un certamen. Aquellos que han disfrutado de un buen beso saben aquella magia que se hace presente durante ese momento y sin duda la motivación de repetirlo se incrementa…

Pero ¿Qué hay detrás de un beso?

Besar es una acción, presente en el 90% de las culturas, de acuerdo a Robin Dunbar  su origen evolucionista esta en la función de evaluar la salud y la constitución genética de una futura pareja. La saliva de los mamíferos contiene ciertas proteínas, una de ellas son las proteínas urinarias mayores (MUP, por sus siglas en inglés: major urinary proteins), las cuales sirven a las hembras para discriminar a los machos y seleccionar a los más aptos. Sin embargo una proteína particular es la que nos ayuda elegir a la persona más atrayente para nosotros. Esta depende de la testosterona y es llamada Darcina, en honor a Mr. Darcy, héroe romántico de la novela Orgullo y Prejuicio escrita por Jane Austen.

Haciendo hincapié en la testosterona presente en la saliva,  se ha propuesto que los hombres tienen una preferencia por los besos húmedos para introducir la testosterona (y otras proteínas ) en la boca de la mujer e influenciar neuroquímicamente en sus decisiones: para aumentar su deseo y su receptividad sexual. Puesto que la mucosa de la boca es por demás permeable a diversas hormonas.

Por otro lado los estrógenos en la saliva de las mujeres y también cambios en el olor del aliento femenino que ocurren hacia el período menstrual, son un poco más difíciles de detectar para los hombres, sin embargo durante un beso el hombre puede conocer el estado de fertilidad de la mujer.

Finalmente es bien sabido que un beso aumenta el vínculo entre una pareja, pero ¿cómo se da esto? La oxitocina es la respuesta, esta hormona creada en el hipotálamo tiene como fin crear altos niveles de confianza entre los individuos. Esta hormona también esta presente durante la lactancia para fortalecer el lazo madre-hijo, por lo que en ambos casos se hacen presentes las siguientes características: disminución de nuestro temor o miedo hacia ciertas cosas y desarrollo de empatía.

Te dejamos una canción para celebrar esta fecha.

 

Referencia:

Hughes, S. M., Harrison, M.A. & Gallup, G.G.( 2007) Sex differences in romantic kissing among college students: an evolutionary perspective. Evolutionary Psychology 5: 612-31.

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment