Gabriel García Márquez y la América Latina de las Mariposas Amarillas

Compartir

La cosmovisión de la América Latina tuvo un matiz peculiar a través de la literatura de Gabriel García Márquez, por lo que hoy recordamos a este colombiano a 4 años de su muerte.

Gabriel García Márquez nació el 6 de marzo de 1927 en Aracataca, Colombia; desde muy pequeño su entusiasmo por las historias a su alrededor se hizo presente; una de tantas fue el cortejo de su padre Gabriel Eligio García, telegrafista que dedicó innumerables serenatas a su madre Luisa Santiaga Márquez pidiendo su regreso, ya que el padre de esta, el coronel Nicolás Márquez la había enviado muy lejos al considerar a Gabriel Eligio como una mala opción para Luisa. Esta singular historia desencadenaría en la novela “El amor en los tiempos del cólera”.

El mismo coronel Nicolás Márquez sería pieza clave para entender su papel literario y su percepción sobre América Latina. Desde muy pequeño “Gabo” aprendió de su abuelo la magia detrás de las flores amarillas, las cuales eran portadoras de buena suerte. Así que siempre junto a su máquina de escribir Smith Corona había un florero repleto de flores amarillas, que su esposa Mercedes cambiaba regularmente.

Estas mismas flores fueron inspiración en su afamada novela “Cien Años de Soledad”; donde refleja las múltiples caras de una América Latina. Podemos partir de una América llena de sueños y oportunidades tal como se ve representada con Don Arcadio José Arcadio Buendía, fundador de Macondo y dueño de un espíritu inventivo, que muchas veces no tiene en cuenta los riegos que si llega a ver Úrsula con los gitanos.

Por otro lado, García Márquez rescata de los cronistas de las Indias la  travesía de los navíos en nuestro continente, y de la historia misma, los sentimientos de independencia y lucha, así como la barbarie que muchas veces se ha presentado en diversos países lationamericanos; desaparecidos, asesinatos, opresión y abandono. Esto en conjunto con la influencia de su abuelo materno daría como resultado sus ideales políticos y nostalgia por una América Latina de pie.

Su fascinación por el continente; lo cotidiano y la vegetación del Caribe da muestra de su visión latinoamericana llena de paradojas y realismo mágico; de ahí que las flores amarillas se transformen en mariposas y viceversa.

De acuerdo a una entrevista concedida a la revista italiana Epoca en 1979, Gabo menciona cómo surgió el pasaje de Mauricio Babilonia y las mariposas amarillas que lo seguían por Macondo; todo nace debido al electricista de Aracataca cuyas visitas en casa de sus abuelos iban acompañada de pequeñas mariposas blancas. Sin embargo, al escribir Cien años de soledad, este recuerdo de la vida real sólo le pareció creíble para él y sus lectores cuando el blanco de las mariposas se transformó por el amarillo del abuelo y la suerte.

Así pues, las flores amarillas y sobre todo sus mariposas amarillas dejan en manifiesto diversos panoramas de un mismo continente que si bien tiene momentos que pareciesen entorpecer su andar se encuentran con una esencia de talento propio a partir de la imaginación.

Referencias:

Oliveros Acosta, O. (2018). Los buenos presagios de la flor amarilla. Centro Gabo. Recuperado de http://www.centrogabo.org/gabo/hablemos-de-gabo/los-buenos-presagios-de-la-flor-amarilla

García Márquez, G. (2014). La soledad de América Latina. Discurso de aceptación del Premio Nobel 1982.Educere, 18 (59), 167-170

Swanson, P. (2014). Gabriel García Márquez (1927-2014). Palabra Clave, 17 (2), 253-256.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment