Micromachismo: La violencia invisible

Compartir

Los estudios de género y muchas otras áreas de estudio han centrado su atención en otras  formas de interacción asimétrica que en ocasiones se establecen en las relaciones sociales.  En esta ocasión comentaremos sobre los micromachismos. Una forma peculiar de estructurar actitudes y conductas sutiles y cotidianas que tienen como objetivo el control y la microviolencia en contra de la mujer.

Generalmente esta forma de violencia suele pasar desapercibida, de ahí que resida una de las grandes dificultades para denunciarlos, puesto que tanto la persona que los ejerce como quien los sufre no son conscientes, en muchas ocasiones, de estos abusos. Una de las principales razones para que se de este fenómeno es que en nuestro día a día estos comportamientos se han ido normalizando dentro de nuestra sociedad, que sigue considerando la superioridad del hombre sobre la mujer.

El ejercicio de poder en las diferentes esferas en que se desarrolla la actividad humana, parece ser un concepto muy abstracto, no obstante se deja al descubierto en las actitudes y conductas durante la interacción, sobre todo al hablar de relaciones de pareja.

Durante la expresión manifiesta de los micromachismos se busca imponer o mantener una supuesta superioridad sobre la mujer y reafirmar el dominio dentro del vínculo; no sólo a nivel físico sino intelectual, cultural, económica o psicológica.

 

De acuerdo a Bonino puedan ser identificados y clasificados  fácilmente cuatro categorías:

Micromachismos coercitivos (o directos)

Se hace uso de la fuerza moral, psíquica, económica o de personalidad para intentar doblegar a las mujeres y convencerlas que la razón no es parte de su mundo.

Por ejemplo: “Así no se comporta una señorita”

 

Micromachimos encubiertos (de control oculto o indirectos)

Este tipo de acciones son tan sutiles que pasan especialmente desapercibidas, y por ello pueden llegar a ser más efectivas que las anteriores.

Por ejemplo:  Las mujeres pagan menos en las discotecas. No es discriminación positiva, más  bien se objetiviza a la mujer.

 

Micromachismos de crisis

Generalmente se emplean ante algún intento para modificar el sistema con el fin de restablecer el reparto previo y mantener la desigualdad de poder.

Por ejemplo: “No andes solita tan tarde”

 

Micromachismos utilitarios

Estos comportamientos se aprovechan de las funciones adjudicadas al género de las mujeres y que han sido asumidas por éstas como propias (capacidad de cuidado y dedicación).

Este ultimo tipo de micromachismos son los más invisibilizados, debido a su  naturalización tanto por mujeres como por hombres. En ellos se puede ver a la persona desde un punto totalmente utilitario e incluyen diversas estrategias por omisión.

Por ejemplo: Desigual de las tareas domésticas “Cocinar es tarea de niñas”.

 

Referencias:

Ferrer Pérez, V., & Bosch Fiol, E., & Navarro Guzmán, C., & Ramis Palmer, M., & García Buades, M. (2008). Los micromachismos o microviolencias en la relación de pareja: Una aproximación empírica.Anales de Psicología, 24 (2), 341-352.

 

Gordillo, I., & Gómez Jarava, N. (2011). Posmachismo en televisión: Representacion de actitudes y comportamientos machistas en la publicidad. Razón y Palabra, 16 (76).

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment