#BreveEntrevista: Fiesta Bizarra

Compartir

Como uno de los platillos extranjeros del festival, el Forever Alone se encargó de traer a Fiesta Bizarra directito desde las tierras cálidas y sudamericanas del Perú. Junto a Kinder, fueron los encomendados de hondear con fuerza la bandera roja con blanco de dicho país, en un evento que tuvo como objetivo principal reunir a los mejores grupos de math rock, post-hardcore y punk, en una noche que serviría como desasosiego de la vida diaria.

Con su screamo, combinado con las influencias del math rock japonés, Fiesta Bizarra puso el nombre de Perú en lo alto.

Tuve una pequeña charla con ellos, donde hablamos sobre la banda, la vida personal de los integrantes y la vida musical en dicho país.

¿Cómo se sienten en su primera vez en México?
Muy felices y consentidos. La gente nos ha tratado hermoso. Creo que es la vez que mejor nos ha tratado una organización para hacer un show. Es la mejor organización que hemos visto en un evento de rock. México es la hostia, la rompen en todo sentido. A comparación de Perú y otros lugares donde hemos ido, aquí están súper bien armados los conciertos y los shows. El trato con las bandas es otro. Nos sentimos felices de estar aquí.

¿Qué edad tienen?
Mateo tiene 23. Oswaldo 22. Yosefu, 27. André tiene 19, pero cumple 20 en dos días. Y Sebastián tiene 20.

¿A qué se dedican actualmente? ¿Están completamente dedicados a Fiesta Bizarra?
Mateo, Sebastián y André estudian música, cada uno en distinta rama. Oswaldo está en transición a estudiar música también. Yosefu se dedica a la ingeniería civil y al booking de conciertos.
Aparte de ello, cada uno tiene un proyecto distinto. Por ejemplo: Sebastián y Oswaldo tienen una banda que se llama Fantasma, de pop japonés; André y Mateo tienen otra que se llama 16 Bits, que es de pop ingenuo. André, también, está en Wanderlust, y tiene su proyecto solista: André y punto.

¿Y que estudien música como influye en las composiciones de Fiesta Bizarra? ¿Adoptan elementos de ello para aplicarlos en la banda?
Sí. Creo que el más alejado, por decirlo de algún modo, de lo que hacemos en Fiesta Bizarra es André, porque se dedicó por mucho tiempo a estudiar música académica, en el Conversatorio Nacional de Trujillo. Mateo y Sebastián están más clavados con la música contemporánea, un poco orientada al jazz y a nuevos sonidos. Pero todo ello lo intentamos adaptar a las canciones. Lo importante es encajarlo, pues a veces resulta difícil que, si tienes una nueva influencia o técnica, la traslades a lo que quieres hacer. A veces nos sentamos a realizar una especie de análisis a dicho elemento, y pensamos cómo insertarlo.

¿Entonces tienen un proceso específico para componer?
Como tal, no. Casi siempre uno llega con algún boceto –riffs, progresión armónica, base rítmica– y trabajamos sobre eso. Muchas de las canciones se hacen a través de la improvisación, de los jams. Nos preocupamos, eso sí, porque nuestros sentimientos queden plasmados en la composición. En ese sentido, dejamos fuera los tecnicismos y vertimos lo que llevamos dentro en la canción.

Dicho esto último, ¿consideran que los géneros como el post-hardcore, el screamo o el emo sirven como vehículo de catarsis? Digo, muchas bandas plasman en su música la frustración y enojo que tienen con el mundo, pero ¿a ustedes les funciona de este modo?
Buena pregunta. Podríamos decir que sí, pero realmente buscamos un balance. Por ejemplo: en Sadness Sorrow Imathgination jugamos mucho con las canciones. Algunas, como ‘.RAR‘ o ‘:3‘ están tomadas como broma, pero hay otras como ‘Arequipa‘ y ‘¿Ya no existes más?‘ que tienen un significado más profundo, con letras y melodías que indagan en la ruptura o separación sentimental.

La intensión primordial es divertirnos y encontrar placer en lo que componemos. Depende del humor en el que nos encontremos para que la canción se conciba de X o Y forma. Si tenemos el ánimo de jugar y divertirnos, sale de un modo; y si estamos tristes y melancólicos, sale de otro. Los resultados varían, pero lo importante es que el sentimiento por el que atravesemos quede plasmado fidedignamente.

¿Cómo se formó Fiesta Bizarra?
Mateo, Sebastián y André llevan tocando desde pequeños. Iban juntos en el mismo colegio, llevaban las mismas materias. Un día se juntaron a tocar covers, pero tomaron un descanso y se separaron. Más tarde, Mateo conoció a Yosefu, y ambos, influidos por el punk, comenzaron a tocar. André se unió a ellos, y después de algunos cambios en la alineación, llegó Sebastián.

El último en llegar fue Oswaldo, que vivía en Lima y tocaba con otra banda. Cuando toureamos con dicha banda, le dijimos a Oswaldo que se uniera. Él aceptó, pero la distancia era un problema. Para componer, nos enviábamos por WhatsApp las ideas que llegaban, y así construíamos las canciones. Pero la cosa se complicó y nos separamos un rato. Hace poco volvimos, y agregamos nueva integrante: Cynthia Trujillo, que toca el sintetizador y canta.

¿Y dónde viven actualmente?
Todos en Lima.

Hace rato mencionaban la unión de la escena musical aquí en México, pero ¿cómo se vive la escena musical en Perú? El FAF se encargó de traer, aparte de ustedes, a Kinder, quienes también son de Perú.
En los últimos años, la escena se ha vuelto más interesante. Aparecieron bandas que convirtieron la escena en algo más grande. A principios de los dos mil, había grupos que tendían hacia cosas como el pop punk o el ska, pero que sonaban igual. Se cerraban a esos sonidos y no dejaban que otros fluyeran. Por ahí del 2010, 2011, salieron bandas como Millones de Colores que abrieron las puertas para que otros sonidos se conocieran en Perú. Hubo, digamos, más libertad para experimentar con otros géneros.

A partir de ello, la escena ha crecido. Y sigue creciendo. Hay más músicos y consumidores de música. Lo chévere es que no sólo se enfocan en las grandes ciudades, sino también en las aledañas, donde hay bandas igual de interesantes.

¿Apoco Millones de Colores ha generado mucho impacto en Perú?
Sí. Es una gran banda. En cualquier lugar que toquen, lo llenan.

¿Qué diferencias encuentran entre nosotros, como mexicanos, con ustedes al momento de consumir música?
Por ahora, nos sacan la mierda. Mientras allá apenas empieza a surgir, ustedes ya están consolidados. Ponen mayor énfasis en bandas de post-rock o noise rock. En Perú la cosa es más punk.

¿Y qué bandas de allá nos recomiendan?
Luis Guzmán (escuchen sus dos discos y sabrán por qué). Suerte Campeón, que son medio indie pop. Buh, que es una onda technocore. Incedios forestales del viejo continente; de lo mejor del math que hay allá. Chabuca Granda, la mejor compositora en la historia de Perú, con su onda de fusión muy fuerte.

Febrero 24, 2018.

Si desean adquirir la música de Fiesta Bizarra, visiten su Bandcamp y síganlos en Facebook.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

Foto extraída de su Facebook.

Me gusta mucho Kendrick Lamar. :)

Be first to comment