Puebla suena fuerte: Dromedarios Mágicos en la ciudad

Compartir

 

Después de algunos meses de ausencia, el pasado 8 de febrero la ciudad presenció el regreso de uno de los consentidos del público poblano al acogedor 19-40 café: Dromedarios Mágicos que llegó para poner a cantar a todos los presentes.

La noche del sábado era fría, cerca de las nueve de la noche las calles del centro histórico se encontraban en aparente calma, poco a poco a unas calles del zócalo, un grupo de jóvenes comenzaba a hacer fila para entrar al punto de reunión: un rústico café que cuenta con galería de arte era el lugar para tan esperado concierto, por lo que en poco tiempo estuvo lleno el lugar.

Historias de (des)amor

Nueve treinta de la noche cuando una joven y bella chica tomó su guitarra y comenzó a cantar, era Pau García cantautora poblana que se encargaba de abrir la noche para todos los asistentes. Con una propuesta de pop-folk cantaba No entiendo, canción que le recordó al público aquellos momentos en que te gusta alguien y simplemente no hay motivo aparente para ello. El contraste llegó con Probablemente, la cual habla sobre las rupturas amorosas y decepciones que llegamos a encontrar.

Al ritmo de las palmas del público que acompañaban los acordes de su guitarra acústica sonaba Se Trata de ti, canción homónima a su primer EP que nos habla sobre querer incondicionalmente a alguien. Después de varios chistes y anécdotas que nos permitieron conocer más a fondo su música, Pau se despidió con Bonito un tema dedicado al amor y todas sus bandas, no sin antes agradecer a la gente por compartir su música y darle la oportunidad.

Cantando en ese café canciones de amor 

Aproximadamente las diez de la noche y las charlas y pláticas amenas se encontraban por todos los rincones del 19-40, el cual se encontraba a su máxima capacidad, mientras la gente seguía esperando por (en algún momento) poder ingresar. Así para sorpresa del público llegaba Diego Puerta -guitarrista y vocalista de Dromedarios Mágicos– quién sin perder tiempo, rápidamente se conectó, pidió disculpas por la demora y se dispuso a cantar. El show estaba a punto de comenzar…

La luz lo iluminaba, cerrando los ojos y tomando un respiro el tiempo parecía detenerse cuando rápidamente los acordes comenzaron a sonar, una gran energía se notaba con cada rasgueo, cada nota ejecutada; el público no demoró en comenzar a cantar, ayudando al unísono en los coros, la melodía se podía escuchar por todo el lugar. Esta buena energía parecía motivar a Diego quien agradeció reiteradamente el apoyo de la gente de la ciudad.

Al ritmo de éxitos como Pistache, Mudanza, Veintitrés, Bosques de San Marcos, El Mar, Extrañar, Todas esas fiestas, entre otras, hizo que la gente se animara y cantara a todo pulmón los coros, Diego no paraba de sonreír e interactuar con la gente, logrando así un show dinámico y entretenido que mantenía a todos los asistentes atentos y participando.

De esta forma y antes de que nos diéramos cuenta el show terminaba cerca de las diez cincuenta de la noche, sin embargo, las cosas no habían terminado pues al bajar del escenario sus fans compartieron con él un ameno y divertido momento en donde las risas, los chistes, los abrazos y las fotos no se hicieron esperar. Puebla poco a poco se va convirtiendo en un gran centro cultural al traer propuestas tan interesantes que varios jóvenes disfrutan para pasar un buen rato en compañía de sus amigos y un buen café. Así poco a poco Puebla suena fuerte y pronto se hará escuchar.

Geek, bajista, meme andante, escritor ocasional. Timado en renovación.

Be first to comment