¿Miedo a la soledad?

Compartir

Estoy solo y no hay nadie en el espejo. -Jorge Luis Borges

La soledad, no es para todos o al menos, muchos no pueden pasar mucho tiempo en un estado solitario, puesto que nos han enseñado a tenerle miedo. Tener miedo de alguna cosa es completamente válido, no obstante el miedo a la soledad toma importancia, puesto que conlleva muchas cuestiones; una de ellas es que este miedo se convierte en un impedimento para la construcción de nuestra autonomía.

Pero ¿Qué es la Soledad? Bien este termino es bastante complejo por lo subjetivo que puede llegar ha ser, desde diferentes perspectivas se ha buscado delimitar tal es el caso de la filosofía que lo contempla como una condición inescapable de la autoconciencia, mientras que la sociología y la antropología la describen como un concepto analítico que permite la descripción de rasgos culturales, en este caso propios de México. Finalmente para la psicología la soledad es una situación generalmente displacentera que ocurre cuando una red de relaciones sociales es deficiente en algún sentido significativo para la persona.

Por otro lado también se señala como un mecanismo de retroalimentación adaptativa, lo que sitúa a la soledad como algo paradójico, ya que por un lado pareciera una invasión negativa de desapegos y por otro lado una evolución personal continua. En realidad la soledad es ambos procesos a la vez y eso es lo que nos da miedo.

La soledad es multidimensional por lo que a nivel cognitivo y afectivo, nos vemos rodeados de la necesidad de contacto personal que nos permita establecer conexiones en lo real y simbólico, sin embargo nos vemos también rodeados de apegos que en ocasiones nos limitan en la construcción de una identidad y posteriormente de una autonomía.

Este miedo soledad a partir de los apegos puede parecer algo muy sencillo, pero puede resultar en acciones que carecen de sentido, tal como lo demostró un experimento realizado por Timothy Wilson de la Universidad de Virginia,en el cual las personas preferían descargas eléctricas en lugar de pasar 15 minutos a solas, sin celulares, sin personas, sin libros o algún otro tipo de distractor. ¿Interesante no?

El miedo a no poder estar con nosotros ni 15 minutos dice muchas cosas sobre como hemos ido configurando nuestras relaciones sociales y sobre todo nuestra relación con nosotros mismos. De hecho se menciona la existencia de la Autofobia, es decir ese miedo extremo a la soledad que nos hace encontrarnos con nosotros mismos. Cabe señalar que este miedo, no solo se trata de algo físico sino que también entran en juego factores intangibles como la confianza. Este miedo extremo puede ser totalmente paralizante para la persona y erivar en ataques de ansiedad o insomnio.

De ahí que sea importante ver a la soledad como un fenómeno necesario y útil para el crecimiento personal de cada uno de nosotros. Estar solos, nos permite reflexionar sobre nosotros, nuestros deseos y realidades, además de que se puede volver un punto de partida fundamental para la creatividad de lo que posteriormente podría ser una idea revolucionaria. ¿Y tú que haces durante tu soledad?

Referencias

Wilson, T., Reinhard, D., Westgate, E.,  Gilbert, D., Ellerbeck, N.,   Hahn, C.,   Brown, C. & Shaked A. (2014). Just think: The challenges of the disengaged mind. Science, 345 (6192),75-77.  DOI: 10.1126/science.1250830

Lagarde, M. (2012). La soledad y desolación. Consciencia y Diálogo, 3 (3), 194-204.

 Montero y López Lena, M. & Sánchez-Sosa, J.J. (2001). La soledad como un fenómeno psicológico: un análisis conceptual. Salud Mental 24 (1), 19-27. Recuperado de http://www.medigraphic.com/pdfs/salmen/sam-2001/sam011d.pdf

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment