Las bandas independientes toman la ciudad: Avenue Rock Fest llega a su segunda edición

Compartir

 

Tener una banda no es sencillo, se requiere de mucho valor el aprender a tocar un instrumento, encontrar gente que le apasione lo mismo que tú, invertir tiempo, dinero y esfuerzo para poder dar a conocer a través de la música eso que sientes, que te gusta y apasiona.

El pasado 9 y 10 de febrero el ya tradicional Beat 803 (foro que cada semana abre sus puertas a las nuevas propuestas emergentes) se vio invadido  por más de veinte bandas poblanas que, con interesantes propuestas, buscan iniciar (o consolidar) su camino en la historia del rock.

El Avenue Rock Fest más que un festival, es un movimiento emergente que busca promover el rock poblano, ayudando a las bandas que comienzan a poder llegar a más gente, a presentar su propuesta y encontrar el apoyo y difusión que muchas veces los medios masivos no les brindan. Ante esta problemática se propone comenzar un grupo en donde entre varios medios, fotógrafos, artistas y músicos se logre salir adelante.

Día 1

El tan esperado día por fin llegó, desde diferentes puntos del estado varias bandas llegaban para poder enfrentar un nuevo reto, un nuevo escenario y un nuevo público, la emoción se notaba en todos los chicos que desde aproximadamente las tres de la tarde se dieron cita para prepararse. Entre risas, pláticas y camaradería poco a poco se fueron integrando con las demás bandas que, al igual que ellos, compartían el mismo sueño y conocían bien los problemas a los que se enfrentaban.

Las puertas al público en general se abrieron a las cuatro de la tarde, poco a poco amigos, familiares e interesados en conocer nuevas propuestas se fueron integrando, llenando el lugar y esperando conocer a las bandas que (por una u otra manera) llamaron su atención. La espera fue bastante larga, afortunadamente las pláticas entre los asistentes eran amenas y entre tragos y comida, la buena vibra y ambiente no decayeron en ningún momento.

Incluso la participación y apoyo de la gente hacia las bandas se hizo presente cuando al ver la falta de personal por parte de los organizadores decidieron aportar su granito de arena y convertirse en parte del festival ayudando en donde se necesitaran, recordando que “La escena la hacemos todos”. Así aproximadamente a las seis de la tarde el telón se levantaba, las luces se prendían y el show estaba a punto de comenzar.

Shoot Melody Shoot

El telón desaparecía del escenario y para inaugurar el festival llegaban Shoot Melody Shoot, un grupo de tres jóvenes que rápidamente llamaron la atención del público con su propuesta, talento al tocar y sobre todo su corta edad, pues mencionaban tener 14 años, no así tocaron como los grandes. Con melódicos y enérgicos riffs empezaban la noche con Septiembre canción que hizo a todos acercarse  al escenario, 5:00 (AM) hizo a la gente brincar con una poderosa combinación de riffs de guitarra y bajo que entablan una conversación instrumental. Finalmente, con un estilo más pesado llegaba Ángeles, canción que hizo a la gente agitar la cabeza y dejar el hype por lo alto. 

Sad Petals

Seis treinta de la tarde y con un rasgueo rápido a la guitarra iniciaban su presentación con Introspección, canción que llamó la atención de la gente. Nadie se salva de equivocarse y los nervios a veces traicionan hasta al más experimentado, sin embargo supieron recuperarse para un interesante final. El cambio llegó con Ángeles, canción que tenía un estilo más parecido a una balada rock y recordaba bastante a Te quiero de Hombres G.  

Inerte

Siete de la noche y unos elegantes jóvenes vestidos con camisas y corbatas llegaban al escenario y con ritmos enérgicos y marcados el público quedaba sorprendido por la interesante propuesta. Combinando rock, funk y varios géneros más la banda rápidamente llamó la atención de propios y extraños, así como si de una montaña rusa se tratase, la intensidad del show fue de menos a más, las melodías, los ritmos cada uno era distinto al anterior, logrando transmitir esa energía y emoción. La banda finalizó con Luna canción que con un ritmo funky puso a todos a bailar y aplaudir con la banda.

Catrina

Siete cuarenta y cinco de la noche y cambiando un poco de género, mostrando una combinación entre punk y metal, el grupo puso a todos a agitar la cabeza con sus riffs y ritmos más pesados en donde la energía (y la crítica política y social) no se hizo esperar. Con todo el poder y ánimo lograron atraer al público al escenario para que en poco tiempo se armara el mosh, mostrando el talento de sus integrantes el cambio de instrumentos (guitarra y bajo) entre los miembros para interpretar distintas canciones dejaron al público con ganas de más pues con tan solo quince minutos pusieron a todos pidiendo otra canción.

Mkfly´s

Ocho quince de la noche y con toda la energía y buena vibra que los miembros desbordaban desde su llegada con las demás bandas, Los Mkfly’s estaban listos para volar el escenario. La presentación iniciaba con Buen Viaje tema enérgico y pegajoso que enloqueció al público y puso a todos a bailar, con Apocalipsis se mostraba un tono más potente que tenía a todos hipnotizados al verlos ejecutar sus habilidades en sus respectivos instrumentos, su siguiente canción nos presentaba un ritmo más tranquilo que invitaba a la gente a acompañarlos con las palmas a seguir el ritmo. La cereza del pastel (y a pedido del público que no paraba de gritar) llegó con Vacaciones, canción que con un ritmo agradable hizo que la gente (en apenas media hora) perdiera rápidamente el control.

Railroad

Ocho cincuenta y cinco de la noche y era momento que unos de los headliners del festival que llegaban desde la CDMX, demostraran el porque de su fama y talento (que los ha llevado a abrirles a los mismísimos Aerosmith). Con un estilo más enfocado al Hard-Rock, riffs y ritmos completamente retros que nada le piden a la música de los 80’s (pues la calidad y técnica mostrada fácilmente igualaban aquellas salvajes presentaciones de antaño). Durante su presentación la interacción y dinámicas con el público fueron una constante que hicieron a la gente brincar y divertirse con las marcadas bases y los largos solos llenos  de técnica y virtuosismo que por más de una hora dejaron a todos pidiendo por más.

Mondoshawan

Pocos eran los que se habían percatado de que afuera una llovizna llegaba a la ciudad, el público estaba expectante al ver tanto movimiento en el escenario: congas,percusiones, teclados, sintetizadores, guitarras y demás instrumentos conectándose, así finalmente a las diez de la noche las gotas de lluvia caían en el exterior, y dentro las suaves notas se comenzaban a deslizar. Una interesante fusión de Reggae con ritmos latinos es la propuesta de esta gran banda que hizo poco a poco a la gente acercarse y con lentos movimientos comenzar a bailar. Todos de pie, pocos permanecieron en su lugar pues una gran fiesta hizo que el frío se olvidara en el lugar, y así la gozadera se mantuvo por poco más de treinta minutos, ni siquiera un extraño (algo enfadado) que se subió al escenario a tratar de desconectarlos paro la buena vibra y energía que esta bandota compartía con la gente.

Fuimos Timados

Un poco sacados de onda por los hechos ocurridos anteriormente la gente estaba lista y con toda la energía de la siguiente banda, así cerca de las diez cuarenta de la noche el Beat se vio invadido una vez más por el punk. Con ritmos rápidos, riffs enérgicos y melodías pegajosas la banda puso a la gente a brincar, agitar sus cabezas y rápidamente armar un mosh. La energía y euforía estaban al tope, la diversión eran más cuando a punto de terminar… el telón comenzó a bajar y el micrófono se dejó de escuchar, sin embargo la energía del público que no quería parar hizo que siguieran tocando y la presentación (y la catarsis) pudieran terminar.

Fonetic Parks

Once de la noche y directo desde Ciudad Serdan, las camisas hawaianas llegaban al escenario, una propuesta nueva, sonido diferente, fresco, plagado de efectos, tonos pegajosos y un ritmo que te invitaba a bailar dio un cambio drástico al ambiente: la fiesta regresaba al lugar. Con Lo tienes que saber varios de los presentes se dispusieron a cantar y dejar fluir la buena vibra y energía con todos los demás, y en apenas media hora dejaron a todos pidiendo más de esta original banda.

Radioactivo

Once treinta y cinco de la noche cuando utilizando máscaras de gas unos singulares jóvenes subían al escenario, abriendo la noche con Mi país canción que habla acerca de la ola de delincuencia que tristemente vive la nación, energía y muchas ganas por parte de todos los integrantes rápidamente llamaron la atención del público que enloqueció ante un muy bien logrado performance, el cual incluyo pirotecnia que tomó a todos por sorpresa.

Ciudad Almeja

Había pasado ya la media noche cuando un grupo de rock alternativo que llamó la atención con sus interesantes melodías, mostrando interesantes temas la gente aplaudía y se dejaba llevar por la música. Los cambios entre canciones eran interesante y en apenas media hora se llevaron las palmas de la gente que aún quedaba en el beat.

Búrdell

Eran doce cuarenta de la noche cuando Búrdell llegaba al escenario, una banda de rock alternativo con tintes de punk interpretó algunos temas de su EP, los cuales inyectaron  una impresionante energía que puso a los asistentes a brincar (algunos bailaban) y participar enérgicamente en el slam, los aplausos y adulaciones del público no paraban.

Entes

La madrugada pasaba lentamente y la gente poco a poco se comenzaba a ir, eran la una veinte de la mañana y sin embargo esto no detuvo a la banda que mostró toda la energía y poder de la banda al interpretar algunos temas de su EP, los cuales hicieron enloquecer a sus fans y público que los acompañaban, quienes se integraban a las dinámicas y cantaban a todo pulmón las canciones que en poco más de quince minutos se llevaron los aplausos de todos los asistentes que pedían tocaran un rato más. Sin duda sorprendieron al público cuando unos danzantes prehispánicos se unieron a la banda para danzar un rato, ofreciendo un gran espectáculo visual para todos.

Sleep & Listen

Una cuarenta de la mañana y llegaba al escenario Sleep & Listen, agrupación que mezcla géneros como el rockabilly con una velocidad y estilo un tanto más punk dando por resultado una estridente y poderosa combinación que inyectó de energía a todos los presentes que no dejaron que el cansancio los venciera.

Rockesta Ska

Dos de la mañana y una de las bandas que más llamaban la atención con su propuesta por fin llegaba al escenario del Avenue, lamentablemente debido a los acontecimientos del día fueron pocos los que pudieron disfrutar de tan original y potente música la cual puso a todos a bailar con sus primeras notas y cerró con broche de oro el primer día del festival, demostrando así la calidad de bandas que hay en la ciudad.

Día 2

Sábado diez de febrero, más bandas estaban ansiosas por pisar el escenario del Beat, este día contaría con bandas no solo locales, sino de otras partes de la república y un rock más pesado predominaría en las bandas. La gente comenzó a llegar desde temprano para poder ver a sus favoritos, algunos de los problemas del día anterior fueron solucionados y habría varias sorpresas para este día. La espera fue de aproximadamente una hora pero por fin el show estaba por iniciar.

Deer Eye

Eran cinco cuarenta y cinco de la tarde cuando el festival comenzaría con esta banda con una propuesta interesante, un sonido un tanto heavy metal con bases potentes y riffs pesados con solos interesantes  y un tono que dieron bastante energía al evento.

Killing the Fear

Eran seis veinte de la tarde cuando esta banda de metal core llegaba al escenario para hacer agitar la cabeza a todos los presentes con su interesante propuesta, la cual atrajo poco a poco a la gente que se encontraba sentada observando el espectáculo.

Flor Escandinavia

Seis cuarenta y cinco de la tarde cuando, cambiando un poco de género, llegaban a sorprender con su rock propuesta los chicos de Flor Escandinavia, quienes han estado muy activos este últimos mes. Combinando varios efectos, riffs melódicos y energía hicieron pasar a los asistentes un agradable momento.

Menots

Siete quince de la noche cuando retomando el tono pesado y con un ritmo algo punk llegaban Menots quienes pusieron a todos los asistentes a agitar el puño y brincar con sus enérgicas y potentes canciones. La energía que emanaban en el escenario era impresionante y rápidamente hizo que la gente se uniera para disfrutar del relajo.

Cygnus

Siete cuarenta de la noche cuando se cambió un poco la dinámica y el Beat resonó con algunos conocidos temas interpretados por la banda, estos solo avivaron más el espíritu del público al ritmo de unos covers que hicieron a la gente cantar a todo pulmón.

Alma delirante

Ocho treinta de la noche cuando con riffs y distorsiones interesantes se volvió al metal, la banda presentaba algunos cambios de ritmo y los combinaba con sonidos que hicieron a todos dejarse llevar y agitar la cabeza por la poderosa música que presenciaban.

Ris Nova

Ocho cincuenta y seis de la noche cuando la psicodelia invadió el beat, la banda de rock híbrido puso a los asistentes a moverse y disfrutar de la música en un viaje interesante al combinar varios géneros a lo largo de su presentación, mostrando una montaña rusa de emociones que culminó con una catarsis de emociones, energía y buenas vibras con todos los presentes.

Radical

Nueve treinta de la noche cuando la combinación de teclados, guitarras daban un rock alternativo que cambiaba bastante el estilo entre las distintas canciones. Alternando diferentes ritmos, pero manteniendo su estilo la banda se llevo los aplausos de la gente que sorprendida los escuchaba atentamente tocar,

Leva

Nueve cincuenta y cinco de la noche y una gran banda llegaba al escenario, Leva propone un rock alternativo en donde combinan varios instrumentos no tan usuales en el género, e iniciaban la noche con un pegajoso silbido con el cual invitaban a la gente a unirse, la interacción con el público era constante y las dinámicas eran bien recibidas por la gente. Rumbo a sus últimas canciones vimos un cambio radical y un tono más pesado acompañado de un coro a varias voces que dejó a todos impresionados.

Alma Muerta

Diez veinticinco de la noche cuando el telón se levantaba mientras una secuencia anunciaba un interesante inicio. Con un estilo que se encuentra entre el hard rock y el heavy metal, nos encontramos ante distorsiones pesadas, largos riffs y solos de guitarra, acompañados de secciones potentes que ponían a todos a agitar la cabeza.

Mönster Demon

Once de la noche cuando llegando a la recta final del festival y con toda la energía y poder una secuencia acompañada de visuales que estaban detrás de unos imponentes y atemorizantes músicos que, como una patada en el estómago, dejaron atónitos a todos los asistentes al ver como la banda destrozaba el escenario con su energía. El metal en su máxima expresión que puso a todos a agitar la cabeza y alzar los puños al ritmo de las melodías.

Valtikan

Once treinta de la noche cuando directo desde Xalapa llegaban a impresionar con su Power Metal a todo el público poblano que se quedó atónito ante la energía y ejecución de estos excepcionales músicos. El virtuosismo se hizo presente en todo momento al ver los impresionantes solos, los riffs de guitarra combinados con el teclado y las potentes secciones rítmicas que combinados con su energía y carisma rápidamente atraparon a la gente con algunos temas de su disco, dejando a la ciudad con ganas de más, esperando una próxima visita a la ciudad.

The Animal Plastics

Doce de la noche cuando una de las bandas más extravagantes subió al escenario, con una propuesta bastante interesante que llama la atención de todos por su estilo completamente retro que evoca a la perfección la esencia de las bandas de antaño. Con un sonido hard-rock que recuerda completamente al rock de los ochenta destrozaron el escenario con su gran energía y carisma, prueba de ello su tema Rock me on con el cual cerraron su presentación dejando todos los ánimos hasta el tope.

Siniestra

Finalmente eran las doce cuarenta y cinco de la noche, las almas oscuras empezaban a merodear, la energía no paraba de desbordar y los miembros del circo siniestro hicieron acto de presencia para cerrar la segunda edición de este festival. Con una propuesta visual bastante interesante los miembros de Siniestra evocan ese sentimiento de tristeza, melancolía y soledad, esta se refleja perfectamente en su música la cual integra teclados y chelo a su estilo. Las letras toman diversos temas y hacen referencias a obras de terror y a los distintos miembros de las bandas, personajes (o no) que hacen al público quedar hipnotizados en el show, a merced de los malvados circenses. Presentando varios temas de su álbum Dark Circus Vol. 1 los fans no dejaron de aplaudir y cantar las canciones de la banda, para finalmente agradecer la oportunidad de estar allí, recordando como el festival los había ayudado desde el inicio  ahora dos años después de su primera presentación allí se irían de la ciudad un tiempo, pero prometiendo regresar a esta ciudad de ángeles.

Sin duda fueron dos días bastante intensos en donde las bandas demostraron el enorme talento que hay en la ciudad y alrededores, que las ganas de triunfar y el talento  existen, solo es cuestión de apoyarlas para que puedan salir adelante. Los jóvenes son el futuro y se están arriesgando (y creando) con estas nuevas propuestas a hacer algo distinto a todo el mal que aqueja al país, uniéndose entre ellos para poder salir adelante y cumplir sus sueños.

Si bien la propuesta es bastante buena en general aún faltan muchos detalles que afinar para poder entregar algo de mucho mayor calidad, no solo por parte de los organizadores, sino de las bandas y la escena en general. Puebla es una ciudad privilegiada, rica en arte e historia, ha visto a un sin número de impresionantes artistas deambular por sus hermosas calles y poco a poco se va posicionando como un centro cultural para la música y el rock en el país. De nosotros depende hacer que Puebla suene fuerte y pronto se haga escuchar.

Geek, bajista, meme andante, escritor ocasional. Timado en renovación.

Be first to comment