La cultura de la bicicleta

Compartir

Si hablamos de la cultura de la bicicleta  es inevitable remitirse a ciudades como Copenhague en Dinamarca y Ámsterdam (Países Bajos), pues ambas capitales se han consolidado como las reinas en la promoción de este medio de transporte., incluso podríamos señalar que en estos lugares los ciclistas posen  mayor relevancia en el tema de movilización.

En lo que respecta a América Latina se visto en la bicicleta una nueva oportunidad para mejorar diversas problemáticas como la contaminación, las deficiencias en la movilidad dentro de las grandes urbes, problemas de salud pública, como obesidad entre otros. Esto principalmente en las ciudades, donde la utilización de este medio era casi nula a comparación de las zonas rurales.Las primeras ciudades en enfocarse en el mejoramiento de los espacios urbanos para los ciclistas fueron Bogotá (Colombia) y Curitiba (Brasil), donde sus habitantes comenzaron dandole un uso recreativo y deportivo hasta su incorporación más integral.

De igual forma a partir del 2010 en la Ciudad de México las políticas de movilidad se enfocaron en fomentar el ciclismo  para revitalizar la ciudad  con la inversión en infraestructura ciclista y su socialización: Se crearon ciclovías y ciclocarriles, se integró a la bicicleta dentro de la red de transporte público mediante la colocación de estacionamientos, mientras que si hablamos de la socialización esta cultura se difundió por medio de campañas de comunicación, paseos dominicales y recorridos nocturnos.

La misma idea se ha intentado llevar a cabo en la Ciudad de Puebla en los últimos años, donde se han rehabilitado las calles con la implementación de ciclovías y el impulso el uso de la bicicleta dentro de la comunidad universitaria.

La bicicleta más allá de ser un instrumento simplemente instrumento deportivo o de recreación, es por excelencia un instrumento utilitarios; puesto que se ha convertido en una forma eficiente de transporte al evitar en muchas ocasiones el rutinario tráfico y ahorrar tiempo en la movilidad de las ciudades. Además esta herramienta fomenta la interacción de las personas con sus ciudad y puede llegar a establecer fuertes lazos sociales dentro de la comunidad ciclista.

Por otro lado, al hablar del impacto individual de las personas nos remitiremos al mejoramiento de los estados de ánimo, ya que hay disminución de estrés y se muestra mejor actitud; mientras que en el ámbito de la salud las personas que utilizan con frecuencia la bicicleta señalan mejor condición física, disminución de peso, más vitalidad,  respira mejor e incluso se señala una disminución de consumo de tabaco en personas que iniciaron con el ciclismo.

Todo esto repercute a un nivel mayor debido a que al haber menos estrés y mejor condición física se dan mejores resultados a nivel laboral y académico, además de que los niveles de contaminación se ven reducidos.

Antes estos beneficios muchos han optado por este sistema de movilidad,pese a esto existen algunos aspectos ha considerar  para que la movilidad en bicicleta sea aún más accesible para todos.

  1. Habilidad: Algunas personas carecen de la habilidad de andar en bicicleta, pero aunque esto es importante también es imprescindible conocer el funcionamiento de este artefacto para poder cambiarle una llanta o resolver alguna dificultad técnica que pudiera surgir.
  2. Físico-espaciales: Dentro de algunos espacios habilitados los recorridos se tornan agradables, no obstante salir de estas zonas pueden resultado toda una travesía al sortear autos mal estacionados o señaletica dañada.
  3. Socioculturales: Muchas veces las personas a nuestro alrededor podían desanimarnos al intentar el uso de este medio de transporte no obstante es bueno señalar que existen diferentes comunidades de ciclistas que organizan diferentes eventos para promover su uso. Así mismo podrías intentar organizar viajes con tus amigos para poder ir algún lugar y disfrutar de su paseo de forma diferente.No obstante, es conveniente señalar que aún es necesario trabajar en cuestión de seguridad y estereotipos para brindar ambientes pertinentes tanto a hombres como mujeres para realizar esta actividad.
  4. Financieras: Sin duda la bicicleta es mucho más accesible que un automóvil, las refacciones y composturas igualmente son más baratas,
  5. Organizacionales: Evalúa como realizas tus trayectos hacia tu casa, escuela o trabajo y revisa si podrían ser cambiados por la bicicleta, tal vez puede convertirse en una gran opción si los lugares por los que transitas son cercanos.
  6. Temporales: Las lluvias y los fríos pueden ser un gran inconveniente para los ciclistas, no obstante cabe recordar que esto no debe desanimar el uso de la bicicleta. Por otro lado estudios muestran que las noches el uso de la bicicleta disminuye por temor a accidentes o asaltos.
  7. Tecnológicas: La tecnología puede ayudarnos en muchas ocasiones, al andar en bicicleta pueden ser de gran utilidad las aplicaciones que te indican la ruta más rápida para llegar a tu destino.

Probablemente aún nos falta mucho para tener un cultura de la bicicleta, no obstante pequeños pasos nos harán llegar a hacer de este medio de transporte un disfrute total, al tiempo que nos acerca a nuestro lugar de destino.

 

Referencias:

De la Paz Díaz Vázquez, M. (2017). La bicicleta en la movilidad cotidiana: experiencias de mujeres que habitan la Ciudad de México. Revista Transporte y Territorio, (16), 112-126.

Eltit Neumann, V. (2011). Transporte urbano no motorizado: el potencial de la bicicleta en la ciudad de Temuco. Revista INVI, 26 (72), 153-184.

Pérez López, R. (2017). Vínculos entre la bicicleta utilitaria, recreativa y deportiva: análisis del impacto de los programas “Ecobici” y “Muévete en Bici” en la Ciudad de México (2006-2012). Revista Transporte y Territorio, (16), 220-234.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment