Fotoperiodismo: Una foto que transforma la realidad

Compartir

En la actualidad, la posibilidad narrativa de la fotografía se vuelve contundente por la inmediatez y facilidad de lectura, lo que permite conocer un evento sin la necesidad de un recurso escrito y logra capturar al espectador quien busca tomarse el tiempo para un análisis.

De acuerdo a Martín Jay nos encontramos en la época del centrismo ocular; con la misificación de los medios de comunicación, la globalización e inmediatez de los sucesos a nivel internacional, la imagen alcanza su máxima expresión, de ahí que se torne imprescindible para el pos modernismo. En esta línea Mirzoeff menciona que entre más visual es la cultura más postmoderna se torna, aunque no está demás resaltar que la palabra escrita no morirá, la imagen en este caso la fotografía ha logrado cautivar y modificar el quehacer periodístico.

Estos cambios se ven reflejados en el fotoperiodismo, que tienen como propósito narrar por medio de fotografías aquello que debe ser mostrado al mundo. No obstante esta actividad va más allá, al no solo tratarse de una simple actividad informativa sino de una actividad artística que presenta la crónica de forma novedosa, crítica y ética.

El trabajo de los fotoperiodistas es toda una odisea puesto que es necesario un buen trabajo técnico y estético pero más importante y conflictivo aún es que esta actividad se ve vinculado constantemente al poder, la censura y la opinión pública , por lo que se convierte en un privilegio y reto realizar fotoperiodismo en situaciones de violencia como es el caso de las guerras y las dictaduras.

Tal es el caso de Eman Mohammed, quien a sus 19 años se convirtió en la única mujer palestina en cubrir la zona de Gaza, lo cual suena muy prometedor, pero le valió un gran estigma social sobre ella y su familia además de las implicaciones de violencia propias de la guerra.

Por otro lado los fotoperiodistas se enfrentan a la manipulación de su trabajo debido a diversos factores, por lo que la objetividad de estas crónicas pictóricas se ve muchas veces sensible. No obstante los fotoperiodistas siempre buscan la realización de su trabajo para hacer un llamado colectivo a la conciencia y dejar un eco en las futuras generaciones.

Es innegable el papel que juegan los fotoperiodistas en la denuncia de los diferentes conflictos sociales y políticos al rededor del mundo, además de que su función es de vital importancia ante la inercia que se vuelve una constante en la vida de las personas ante hechos atroces.

Finalmente es fundamental señalar el hecho de que los fotoperiodistas nos dan una perspectiva diferente; su encuadre logra hacer visibles a las personas y situaciones que muchas veces no quiere encarar la sociedad. Así pues el rol del fotoperiodista es resignificar a esos personajes y volverlos agentes activos de la imagen que los ha captado y guardado para la memoria de futuras generaciones.

 

Referencias:

García Maza, M. (2005). Situación actual del fotoperiodismo. Espacios Públicos, 8 (15), 262-276.

Puente, S., & Porath, W. (2007). Claves para un buen fotoperiodismo. Cuadernos de Información, (20), 52-66.

Mohammed, E. (2017). Why would a woman cover a war?. Witness World Press Photo. Recuperado de https://witness.worldpressphoto.org/why-would-a-woman-cover-war-934661b59632

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment