Elección Inteligente

Compartir

Miguel Tenorio Cruz

En la vida la toma de decisiones se encuentra a cada momento, desde despertar por la mañana y pensar que vestimenta utilizar durante el día, aceptar o rechazar una oferta de trabajo o encender la televisión y sintonizar entre muchos canales aquel que nos gusta. Nuestra civilización se desarrolla en comunidad y toma decisiones colectivas, es decir, realiza en grupo una elección entre distintas alternativas. Un método para tomar decisiones es el voto, sin embargo, lograr la certeza en el escrutinio y cómputo del voto siempre ha sido una ardua tarea.

Existen antecedentes históricos legislativos en México sobre el uso de dispositivos automáticos para el conteo de votos. Esto se observa en la ley electoral del 19 de diciembre de 1911 conocida como Ley Madero la cual otorgó personalidad jurídica a los partidos políticos, organizó una junta revisora del padrón electoral y además autorizó el uso de máquinas automáticas de votación. Aunque su utilización no tenía carácter obligatorio, de acuerdo a Ramón Prida autor del proyecto de ley el artículo 31 pretendía facilitar el escrutinio de los votos, a través de maquinas automáticas.

Resultado de imagen para votos inteligentes

Utilizar la tecnología durante los procesos electorales es parte de la historia legislativa mexicana, aunque no ha prosperado su uso ya que el Código Federal Electoral del 9 de enero de 1987 canceló todo proyecto institucional basado en el uso de nuevas tecnologías para votar. Mientras en nuestro país el uso de un sistema de votación manual aún se aplica durante los comicios electorales en otras partes del mundo la votación utiliza recursos tecnológicos.

El 8 de agosto de 2017 en Nairobi, Kenia se implantó un sistema de identificación biométrica para las elecciones generales donde los electores autentificaron su identidad y su registro a través de un lector digital de huellas. La Comisión Electoral Keniana estableció 700 puntos de conexión satelital para que los presidentes de mesa de los centros de votación enviaran los resultados que se publicaron en tiempo real en la página de la Comisión Electoral.

Durante un proceso electoral se crea y almacena una cantidad enorme de información que no puede ser procesada o analizada utilizando procesos o herramientas tradicionales. De tal manera que, el uso de Big Data aplica para toda aquella información, ya que usualmente se utiliza para hablar en términos de petabytes o exabytes de datos.

Si Big Data tiene la capacidad de manejar un gran volumen de información por ejemplo de dispositivos móviles, audio, video, sistemas GPS, sensores digitales en equipos industriales, anemómetros, etc., de modo tal que las aplicaciones que analizan estos datos requieren que la velocidad de respuesta sea rápida para conseguir información correcta en el momento preciso

¿Por qué no se utiliza la ciencia y la tecnología para disipar la incertidumbre electoral?

Alan Turing, un erudito joven británico sugirió que los humanos usamos la información disponible tanto como la razón para resolver problemas y tomar decisiones, así que se preguntó ¿Por qué las máquinas no podían hacer lo mismo? En 1950 publica su trabajo titulado Computing Machinery and Intelligence en donde describe como construir máquinas inteligentes y como probar su inteligencia. En 1955 Allen Newell, Cliff Shaw y Herbert Simon diseñaron un programa llamado, Logic Theorist para imitar las habilidades de un ser humano en la resolución de problemas considerado como el primer programa con inteligencia artificial.

Sin embargo, las computadoras necesarias para lograr los propósitos de Turing no existían. Los ordenadores de aquella época solo ejecutaban comandos pero no podían almacenarlos y además eran extremadamente caros. El tiempo ha transcurrido y actualmente existen supercomputadoras utilizadas dentro del campo de la ciencia para realizar simulaciones e investigaciones científicas que requieren grandes volúmenes de calculo, la velocidad de estos equipos son medidos en Teraflops que equivale a millones de operaciones por segundo.

En un futuro inmediato, la utilización de inteligencia artificial puede proporcionar a los votantes información verdadera sobre los asuntos políticos importantes o evitar la posibilidad de cometer fraude en un proceso electoral. Quizás es el momento de hacer una elección inteligente y permitir que la ciencia y la tecnología nos ayuden en la toma de decisiones.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment