#Crónica Los licántropos fueron enfriados por los felinos.

Compartir

Fotos por Alejandro Varela/Crónica por Pablo Prieto

Es difícil hacer una crónica con frío. Los dedos se  te congelan y el espaciado se vuelve en tu peor enemigo. Sin embargo, ver a mis Lobos meda un impulso extra, como fuego que evapora escarcha. Este rival no es fácil. Tigres, actual campeón y con un plantel lleno de estrellas. Eso sí, los números de visitante no les favorecen, en esta campaña. Mientras tanto, los de la BUAP vienen de quitarse un ENORME (sí, con mayúsculas) peso de encima. Conseguir su primera victoria en el Clausura 2018, de la Liga MX, les llegó como bálsamo.

Dudo que en la cancha alguno tuviera el frío que en la tribuna se sentía. Es por ello que (como es costumbre en la mayoría de partidos de fútbol) los ánimos se mostraron a flor de piel. Y sí, esa dolosa lona que cargaban, no fue vista en los primero embates de los licántropos. Propositivos. Jugando al tú por tú. Bastaron 9 minutos para que se escucharan las exhalaciones desabruptas, de los seguidores locales. Tras un centro de Irven Ávila, Gabriel Cortez se encontró, en el área chica, con el primero baló de gol. No, ni cerca. Nahuel Guzmán, portero de los regios, se quedó fácilmente con la codiciada.

La primera tarjeta de amonestación dijo presente, en la voz de Edgar Dueñas, a los 13 minutos. Para estos momentos, el espectáculo del felino francés comenzó. Fácil de aprender, muy complicada de marcar. André Pierre-Gignac se la tiene bien aprendida. Desborde por la banda, recorte hacia el centro (para este momento el defensa habría perdido su cadera, al igual que sus futuros hijos) y  buuuuuuum; este cañonazo podría salir buscando el ángulo superior del primer poste o el segundo, a media altura. Fueron tres de estas en la primera mitad. Todas bien marcadas (sin caderas, pero sin gol).

Los de la Autónoma de Nuevo León fueron los primeros en errar el parado. A los 20 minutos a Rafael De Souza se le olvidó que planchar sólo se permite en ropa y no sobre un tobillo. Los dirigidos por Ricardo Ferreti, quedaron en 10 sobre la cancha. ¿Esto sería justificación para que “el Tuca” pusiera su afamado camión, en el área, y gritonearle al rival “Intenta anotarme gol, caghajo”? Por lo menos en los 25 minutos que restaron, no. El esférico se pintó de amarillo y azul. La más clara de los felinos se concretó faltando una vuelta completa, de la manecilla de segundos. Pase filtrado, con el que Ismael Sosa se pondría mano a mano con el arquero poblano, Jorge Villalpando. Todo terminó en un duro choque, sin complicaciones locales.

Iniciando el complemento, el Director Técnico de Lobos BUAP, Rafael Puente Del Río, se decantó por cambiar la dinámica y orillar a Ferreti a aparcar su camión. Juan Sancho, entraría por Eduardo Tercero. A partir de aquí, parpadear se convertiría en algo inadmisible. Cortez nos daría su última importante al minuto 61. Recortó a media central felina, y sacó un disparo hacia las manos recostadas de Nahuel. Pasaron 12 ciclos del segundero para que los vestidos en blanco, con vivos en negro y rojo, obligaran a sus aficionados a volver a exhalar. A máxima velocidad Irven, se encontraría con el esférico, entrando al área de Tigres. Dribló a Guzmán, quedándole un resquicio pequeño de la portería. Lastimosamente para los lobeznos, el balón no encontró la red.

Los cambios finales serían Jerónimo Amione por Heriberto lvera; Diego Jiménez por Gabriel Cortez, por la BUAP. Ferreti ingresó a Francisco Javier Meza por Alberto Joshimar Acosta, reservándose uno para el final. A los 71 minutos, el doblemente Campeón de América, Eduardo Vargas, se inventaría una ruleta en el aire, sacada del Play Station 4. Para fortuna de Villalpando, pasó muy arriba del marco. Esa fue la última de los Tigeres.

Ni por la banda izquierda o derecha; ni por el centro. Lobos buscó incansablemente el gol, pero siempre se encontraba con un defensa visitante. Lo único que los de Nuevo León concretarían, sería un cambio. Ener Valencia decía presente, tras salir Ismael Sosa. Juan Sancho tendría un remate de cabeza, tras un tiro de esquina, a los 77 minutos sin frutos. Una más de Irven y otro de Quiñones, pero siempre lejos. El frío se dejaría caer con todo en Ciudad Universitaria. Como dijo un fotógrafo que se sentó a mi lado, mientras elaboraba esta crónica, “fue un partido de gol gana, en el que nadie quiso ganar”.

Lobos desaprovechó la oportunidad de tirar al campeón. Salen con un punto agridulce. Agrio por saber que se pudo vencer, pero dulce sabiendo que fue mejor resultado esperado, del que se esperaban al iniciar la temporada. Siguiente parada para los licántropos: Morelia; para mí, una cemita, mientras trato de mantener mis dedos calientes, tras congelarse por tan frío juego.

Datos Técnicos

Tigres: 1.- Nahuel Guzmán; 3.- Juninho; 4.- Hugo Ayala; ; 28.- Luis Alfonso Rodríguez; 5.- Rafael Carioca De Souza; 15.- Timothée Kolodzieczjak; 27.- Alberto Joshimar Acosta (70′); 29.- Jesús Dueñas; 9.- Eduardo Vargas (87′); 10.- André-Pierre Gignac;18.- Víctor Ismael Sosa; (78′). DT Ricardo Ferretti. Suplentes: 36.- Lalo Fernández; 2.- Israel Jiménez; 14.- Iván Estrada; 21.- Francisco Meza (70′); 16.- Raúl Damián Torres (87′); 13 Enner Valencia (78′); 25.- Jürgen Damm.

Lobos BUAP: 29.- Jorge Villalpando; 2.- César Cercado; 4.- Facundo Erpen; 12.- Heriberto Olvera (69′); 21.-Eduardo Tercero; 10.- Gabriel Cortez (53′); 27.- Luis Olascoaga; 18.- Pedro Aquino; 8.- Jordan Sierra; 14.- Irven Ávila; 33.- Julián Quiñones. Suplentes: 31.- José Francisco Canales; 25.- Juan García Sancho; 7.- Amaury Escoto; 9.- Diego Rafael Jiménez (53′); 19 Jerónimo Amione (69′).

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment